lunes, 17 mayo 2021 19:10

Del “moño y con traje” a la “coleta y sudadera revolucionaria”: así ha cambiado Pablo Iglesias del Gobierno a la campaña

Pablo Iglesias siempre ha destacado por su escaso fondo de armario. Si se revisa la hemeroteca en los últimos dos años, podemos identificar claramente el número de camisas, jerséis, corbatas y chaquetas que utiliza en función del espacio público que ocupe en ese momento. Lejos ha quedado el luchador de la clase obrera que utilizaba ropa de Alcampo y a mucha honra. Pillado en el hemiciclo incluso antes de ser parte del Gobierno de Coalición con una chaqueta de Zara, compañía y dueño que ha recibido furibundas críticas desde las filas de Unidas Podemos. En el verano pasado sorprendió a todos con un nuevo look: moño con gomina o fijador, y pendiente nuevo. Ahora, como candidato que busca recuperar el espíritu del 15-M, saca las sudaderas reivindicativas del armario. En dos semanas, el cambio de imagen ha sido notable, y nada casual.

Tampoco lo está siendo su actividad de pre-campaña. Llama la atención que en las semanas previas, incluso meses previos, el perfil del líder de Unidas Podemos se había mantenido más bien bajo, con pocas apariciones en medios y siempre con su atuendo camisero y su moño, símbolo de una nueva etapa en su vida. Sin embargo, ha sido autoproclamarse candidato a la Comunidad de Madrid y desplegar una apretada agenda de entrevistas y actos. Hay que dejarse ver y reconquistar a aquellos a los que se convenció de que ellos son el cambio. Aunque no sea tan fácil ahora. Incluso desde el asiento de la Vicepresidencia Segunda del Gobierno.

PABLO IGLESIAS ESTILO MOCHILERO PARA PARECER CURRANTE DESPUÉS DE LA LARGADA

Por ahora, el último estilo que hemos cazado ha sido el mochilero. Quizás porque no tenía consigo a Isa Serra, que es la que habitualmente lleva los trastos para los actos. Esa imagen de la mujer que lleva las cosas del hombre también le ha granjeado alguna críticas. Este cóctel nos lleva a la imagen del político serio, pero de la calle. Un currante como cualquiera de los que ha visitado, que se lleva su material de trabajo allí donde va. En mangas de camisa, pero formal.