jueves, 13 mayo 2021 02:24

Abascal pide a sus afiliados convertir a Vox en el partido más votado en dos años

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha arengado este sábado a sus afiliados a trabajar para convertir al partido en la primera fuerza política en España en los próximos dos años. “No queremos ser un partido testimonial, muleta de otros”, ha reivindicado ante los suyos durante el cierre de la Asamblea General de Vox.

Abascal ha insistido en la “vocación mayoritaria” de Vox y ha marcado el plazo de dos años, coincidiendo con las próximas elecciones generales si se cumple la legislatura, para ser el partido más votado.

A su juicio, pueden alcanzar ese objetivo gracias a su mensaje “coherente” e “igual en toda España”, diciendo a los ciudadanos “lo que quieren oír” y poniendo sobre la mesa debates que, ha denunciado, “la izquierda sectaria había declarado prohibidos”.

“Ya somos la primera fuerza política nacional en Murcia, en Almería, en Ceuta, en muchas localidades del cinturón verde de Madrid, en el ámbito rural y muy pronto seremos la primera fuerza política en toda la nación”, ha confiado.

El líder de Vox se ha mostrado orgulloso de lo conseguido por su partido durante los últimos años, alzándose incluso como “la cabeza de la oposición” al Gobierno de Pedro Sánchez en el Congreso y el ámbito judicial. Y también gracias a una moción de censura que cree que fue recibida “con desdén” por el resto de partidos pero que ha hecho “conectar” a Vox “con la sociedad y con la calle”.

Todo ello superando a “una derecha domesticada que no se había atrevido a dar la batalla política ni cultural”, ha afirmado asegurando que Vox seguirá en esta línea “sin arriar ninguna bandera” y “sin dar ningún paso atrás”.

A su juicio, esto ha convertido a su formación en “el partido de la calle” hablando “de las preocupaciones reales de los españoles”. Y su obligación ahora es “mucho mayor” consiguiendo convertirse en la primera fuerza política en toda España.

“EN MADRID SE JUEGA ESPAÑA”

El primer paso para conseguirlo, según ha reconocido, son las elecciones autonómicas del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid, en las que cree que “se está jugando el futuro de España”. En ellas, ha dejado claro que su objetivo es evitar que gobierne el candidato de Unidas Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, para impedir un “asalto comunista” a las instituciones madrileñas.

También ha intervenido en la Asamblea la candidata de Vox el 4M, Rocío Monasterio, quien ha dicho que frente a los intentos de “amordazar” y “arrinconar” a su partido, ellos van a “ganar con ideas, convicción, principios y amor a España”.

Monasterio ha censurado que en el acto celebrado el pasado miércoles en Vallecas, en Madrid, les quisieron incluso “matar”; pero ha pedido a sus seguidores conservar “el espíritu, la serenidad y la templanza” para hacerles frente.

“Vamos a hacer una campaña extraordinaria a pesar de las piedras y vamos a conseguir que este partido demuestre a los españoles que este proyecto es el que necesita España”, ha animado.