domingo, 9 mayo 2021 12:49

Vox señala a Iglesias como enemigo a batir: “Tenemos la oportunidad de expulsarle de la política”

Vox señala al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, como el rival a batir el próximo 4 de mayo en las elecciones a la Comunidad de Madrid. “Tenemos la oportunidad de expulsarle de la política y que se vaya con el rabo entre las piernas”, ha animado Santiago Abascal a sus seguidores durante un mitin en el municipio de San Fernando de Henares.

Junto a la candidata de Vox el próximo 4M, Rocío Monasterio, Abascal ha centrado la mayor parte de su discurso en ataques al exvicepresidente del Gobierno, quien cree que será el presidente de la Comunidad de Madrid en caso de que haya una mayoría de izquierdas en las urnas, independientemente de que Unidas Podemos quedase por detrás del PSOE o Más Madrid.

Abascal ha insistido en señalar a Iglesias como el “responsable de la violencia” en España pero ha advertido de que Vox no tiene “miedo ni vergüenza” de salir a la calle. “Hemos caminado dos kilómetros y solo hemos recibido palmadas en la espalda”, ha celebrado, pese a que un fuerte dispositivo policial desplegado por toda la localidad ha impedido acercarse al acto a algunos grupos de vecinos que habían acudido a protestar.

Según ha sostenido, los ataques a Vox buscan el objetivo de que los ciudadanos no escuchen su mensaje contra “los narcopisos, la ocupación de viviendas, la inmigración ilegal” o los “chiringuitos” políticos.

También ha tenido mensajes contra el estado de alarma “ilegal y perpetuo” que, según ha denunciado, no ha logrado reducir el número de muertos como consecuencia de la pandemia y ha exigido el fin de los confinamientos, cierres perimetrales o toques de queda que tratan a los ciudadanos “como niños”.

“¿MIEDO A LLENAR LAS PLAZAS?”

“Algunos pensaban que íbamos a tener miedo a llenar las plazas o miedo a las piedras. Pero vamos a sacar de la política a quienes animan a esa violencia“, ha coincidido Rocío Monasterio ahondando en las críticas a Iglesias y avisando de que España acabará “como Cuba o Venezuela” si cae en manos “del totalitarismo y la dictadura”.

Y se ha alzado como “la alternativa” tanto a la izquierda como a la “sumisión” de otros partidos que “no se atreven a hacer frente a esa izquierda”.