martes, 11 mayo 2021 02:47

ERC y Junts llevan una semana sin reunirse formalmente

ERC y Junts llevan una semana sin celebrar ninguna reunión formal de negociaciones para la investidura del candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, y el acuerdo para formar el nuevo Govern continúa encallado.

Según fuentes conocedoras, el último encuentro que se produjo fue el miércoles de la semana pasada en el Parlament, en la que fue la primera reunión de ambos partidos después del parón por Semana Santa que hicieron pocos días después de la segunda votación fallida para investir a Aragonès.

Desde el miércoles de la semana pasada los contactos entre las dos formaciones se han limitado a conversaciones informales y a enviarse documentos pero sin llegar a reunirse.

Tras intercambiarse varios documentos en las últimas semanas sobre diferentes temáticas, ERC trasladó a Junts hace unos días un documento global con la propuesta completa de los republicanos para el nuevo Govern.

Este documento incluye la estrategia independentista, el programa del Ejecutivo, la estructura del gobierno, sin entrar a detallar qué departamentos debe dirigir cada partido, y los mecanismos de coordinación para mejorar la relación del gobierno de coalición, entre los que plantean crear tres comisiones de seguimiento del acuerdo.

Según las fuentes conocedoras ya citadas, la formación de Carles Puigdemont todavía está estudiando este documento y los republicanos desconocen si Junts les enviará una contrapropuesta o les devolverá el documento señalando los puntos de discrepancia, y previsiblemente una vez hayan acabado de estudiar la propuesta volverán a reunirse.

Aragonès ha afirmado este miércoles en una entrevista de Catalunya Ràdio que se trata de una “propuesta completa de todo lo que debería ser un acuerdo de gobierno” y confía en que sirva para acelerar las negociaciones.

Pese a que no forma parte del equipo negociador, ha explicado que hace unos días mantuvo una “conversación cordial y aclaratoria” con el expresidente de la Generalitat y líder de Junts, Carles Puigdemont, y que mantiene un contacto constante con el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, que sí que participa en las reuniones de negociación desde la cárcel.

Con quien sí que se están reuniendo en los últimos días los republicanos es con la CUP, ya que han reactivado las comisiones sectoriales que tienen de forma bilateral para “mejorar” el acuerdo que alcanzaron y que ambas formaciones insisten en que se mantendrá independientemente de lo que ERC pacte posteriormente con Junts.

LÍMITE EL 26 DE MAYO

ERC y Junts tienen como fecha límite el 26 de mayo para desencallar las negociaciones y evitar la repetición electoral, y en el calendario hay marcadas dos fechas que pueden influir en la investidura: las elecciones de la Comunidad de Madrid el 4 de mayo y el final del estado de alarma el 9 de mayo.

Para celebrar otro pleno de investidura primero la presidenta del Parlament, Laura Borràs, debe convocar una nueva ronda de consultas con los grupos para proponer al candidato a la investidura y fuentes de la Presidencia de la Cámara catalana aseguran que no lo hará hasta que no haya un acuerdo entre ERC y Junts que garantice que la investidura prosperará.