lunes, 17 mayo 2021 00:37

La Agencia Tributaria recibe un nuevo patrullero para luchar contra el narcotráfico

La Agencia Tributaria ha incorporado un nuevo patrullero polivalente de altura, el ‘Condor’, que iniciará sus labores “de manera inmediata” con el objetivo de luchar contra el contrabando y el narcotráfico. Su inauguración y entrega formal se ha producido en el marco de un acto celebrado este jueves en Moaña (Pontevedra), al que han acudido numerosas autoridades.

A falta de los trabajos finales de puesta a punto, que esperan rematar “de forma inmediata”, durante los primeros meses de operación el barco permanecerá en la base de Vigo; si bien la idea es “ubicarlo en las zonas en las que en cada momento se estime necesario en función de la evolución del narcotráfico”.

En el transcurso del acto, que ha tenido lugar en la sede del astillero constructor, Rodman, el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, ha subrayado que con el ‘Condor’ la flota del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria pasa a contar con un total de 47 embarcaciones y se refuerza en la lucha contra el narcotráfico.

“En la lucha contra el contrabando, y en especial contra el narcotráfico, la cooperación es una pieza clave”, ha apuntado a continuación, antes de desear que este patrullero, “ejemplo de innovación”, consiga muchos “éxitos”.

Por su parte, el presidente de Rodman, Manuel Rodríguez, ha destacado que la construcción de este buque representa “un hito” para el astillero. Así, entre las particularidades con las que cuenta, ha puesto en valor el “novedoso” sistema de estabilizadores que mejorarán la estabilidad del buque, su rendimiento y su seguridad.

Tras estos discursos, se ha procedido a la entrega de la patente de navegación (que autoriza a navegar bajo un determinado pabellón y legitima al capitán para efectuar sus labores) y posteriormente se ha otorgado la bandera a la jefa de la embarcación, que fue izada mientras sonaba el himno nacional.

“SATISFACCIÓN” DE LA MADRINA

A continuación ha intervenido la madrina del patrullero. Se trata de la secretaria de Estado de Hacienda y presidenta de la Agencia Tributaria, Inés Bardón, quien ha mostrado su “satisfacción por constatar que el sector empresarial gallego” ha sido “capaz de resistir a situaciones complicadas” como la actual pandemia de covid-19.

Después de elogiar que el naval es quien de “situarse al más alto nivel”, ha refrendado la “importancia de los astilleros de la Ría de Vigo y de Galicia” y ha trasladado el apoyo del Estado a este sector.

Acto seguido, ha celebrado la entrega y puesta en servicio del ‘Cóndor’ por ser un “ejemplo y símbolo de la lucha contra el contrabando”, un objetivo con el que la Agencia Tributaria está “absolutamente comprometido”. “No sospechaba que amadrinaría un barco; es ilusionante y un honor para mí”, ha finalizado.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

El barco, que supone la introducción de un nuevo segmento de embarcación en la flota del Servicio de Vigilancia Aduanera, ha requerido aproximadamente de un año para su construcción, por más de 8,2 millones de euros. Su habilitación le permite llevar a bordo a un máximo de 22 personas –14 tripulantes, 4 invitados y 4 detenidos–.

El director adjunto de Vigilancia Aduanera, Ángel Delgado, ha explicado a los medios de comunicación que el ‘Condor’ tiene 43 metros de eslora, velocidad máxima de 23 nudos y una autonomía de más de 2.000 millas náuticas, con lo que dobla la de un patrullero convencional (equivaldría a ir desde Vigo a Las Palmas “sin haber hecho escala ni necesidad de repostar”).

El buque está dotado con la última tecnología, lo que incluye modernos sistemas de comunicaciones, navegación y motorización (con dos motores de 4.000 caballos en total). Además, cuenta con dos embarcaciones semirrígidas, que son bajadas al mar y subidas a cubierta mediante unos pescantes, particularidad que “lo hace adecuado para, en un momento determinado, rescatar a personas”.

Asimismo, este patrullero dispone de un sistema “potente” de lucha contra incendios, que podrá emplear tanto para asistir a embarcaciones con un fuego declarado a bordo, como en situaciones en las que la tripulación de los barcos intervenidos incendien la embarcación con intención de hundirlos o quemarlos para eliminar pruebas.