jueves, 6 mayo 2021 21:48

Yolanda Díaz y los ministros de Unidas Podemos apoyarán a Iglesias

Los ministros de Unidas Podemos arroparán al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, en diferentes actos de campaña para reivindicar su presencia en los comicios como condición de posibilidad del cambio político y su papel para fraguar ejecutivos y políticas progresistas.

Sobre todo destacará la participación de la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, junto a la titular de Igualdad, Irene Montero y los también ministros Alberto Garzón (Consumo) e Ione Belarra (Ministerio de Derechos Sociales).

También está previsto, según explican fuentes de la candidatura, el concurso durante la campaña, que arranca ya oficialmente este domingo 18 de abril, de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Este mismo viernes Iglesias ha estado apoyado por Montero, el sábado será el turno de Garzón y este domingo será el turno de Belarra y Díaz.

Todos ellos ya han acompañado a Iglesias en actos de precampaña, como se pudo comprobar en la presentación de la lista completa de Unidas Podemos a los comicios madrileños, en el acto sectorial dedicado a la vivienda (una de las grandes apuestas de Iglesias para tratar de derrotar a la derecha) y en el consejo confederal de Unidas Podemos (que reúne a la formación morada, IU y En Comú Podem) que presentó el lema para esta cita electoral: ‘Que hable la mayoría’

Sobre todo se ha notado la implicación de Díaz, a quien Iglesias propuso para el liderazgo de Unidas Podemos dentro del Gobierno. Y es que además de estos actos acompañó recientemente al candidato a una reunión con trabajadores de servicio de limpieza.

ELOGIOS A IGLESIAS Y CRÍTICAS A AYUSO

El mensaje de Díaz y otros ministros hasta la fecha han pivotado en la trascendencia de estas elecciones, que traspasan el ámbito de Madrid para tener alcance nacional, y en contraponer el valor de la presencia del exvicepresidente para, con su renuncia al Ejecutivo, tratar de impedir que PP, con el apoyo de Vox, pueda volver a gobernar.

Por ejemplo, Díaz enfatizó que en esta cita electoral “está en juego democracia”, que el PP había convertido los servicios públicos en Madrid en un “despojo” y que la gestión de la pandemia de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, era una de las peores.

A su vez, Garzón calificó a Ayuso como la vanguardia de la “ola reaccionaria” mientras que Belarra también destacó la determinación de Iglesias por incluir la regulación del alquiler en la nueva ley de vivienda, su papel clave para conseguir el primer gobierno de coalición a nivel nacional, el plan de apoyo a la dependencia, la ley de protección a la infancia o su trabajo para acelerar la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital.

Esa combinación de una gestión antagónica al Ejecutivo popular del PP y la apuesta por reeditar un gobierno progresista de coalición marcan una campaña que focaliza como eje principal en propuestas que logren movilizar al electorado de izquierda, sobre todo en barrios del sur de Madrid y en municipios de la periferia de la región.

MOVILIZACIÓN

En Unidas Podemos están convencidos de que un sector de la población de claras convicciones de izquierda, que en otras citas electorales optó por la abstención, puede respaldar su candidato abanderada por Iglesias y crecer electoralmente para que den los números para la alternancia política en Madrid.

Un mensaje insistente es que los comicios los determina una minoría que se concentra en bastiones electorales del PP, que siempre están hipermovilizados y que pueden, además, sumar gran parte del antiguo votante de Ciudadanos.

Por tanto, apelan a ese concepto, antaño usado por los populares, de dirigirse a esa mayoría “silenciosa” que vote no solo a la candidatura de Unidas Podemos, sino a las otras opciones progresistas. En consecuencia, tratan de seducir con propuestas de refuerzo de servicios públicos o vivienda en una cita que, a ojos de la formación morada, va a estar muy polarizada en el plano ideológico, pues detectan que el riesgo a una reelección de Ayuso con apoyo de Vox es un factor que apele a un voto masivo.

CONFRONTAR CON AYUSO Y VOX Y BUENAS RELACIONES CON LA IZQUIERDA

También tienen claro que la confrontación debe centrarse en el PP y Vox y, por tanto, habrá guante de seda con el resto de candidaturas dado que la “codazos” (término recurrente en Iglesias) entre formaciones de izquierda desmoviliza a sus votantes.

Las encuestas electorales realizadas hasta la fecha apuntan a un incremento discreto de Unidas Podemos, que oscila entre el cuarto o quinto puesto dependiendo del sondeo, respecto a 2019, cuando la lista encabezada por Isa Serra logró el 5,6%. No obstante, el propio Iglesias y su equipo han destacado que los propios datos que manejan son buenos y marcan tendencia de crecimiento.

También confían en la capacidad de su candidato en el propio periodo de campaña, como ha demostrado en las últimas elecciones generales al cosechar más votos que los previstos inicialmente en los sondeos.