martes, 18 mayo 2021 23:46

Iglesias roba a la polémica Beatriz Gimeno y le garantiza la supervivencia política

La polémica lista configurada por Pablo Iglesias para las elecciones madrileñas va a dar mucho de que hablar. Uno de los nombres que despunta es el de Beatriz Gimeno Reinoso, una activista feminista y defensora de los derechos del colectivo LGTBI célebre por sus polémicas declaraciones y exdirectora del Instituto de la Mujer.

La política madrileña ocupa el número ocho dentro de la lista de la formación morada para las elecciones del 4M. Según la encuestas, Podemos obtendría entre siete y 11 escaños por lo que previsiblemente Beatriz Gimeno obtendría su escaño dentro de la Asamblea de Madrid. En caso contrario de no obtener representación, seguro que su íntima amiga Irene Montero, le tiene reservado otro maravilloso cargo.

Sin embargo, el objetivo de la política de izquierdas será tratar de conservar el escaño que ocupa en el Parlamento madrileño desde 2015. Para ello, Gimeno ha dejado su cargo de directora en uno de los chiringuitos de Igualdad y se presentará en la lista encabezada por Pablo Iglesias para llegar al Ejecutivo autonómico. Todo sea por no perder su generoso sueldo público en la administración.

GIMENO RECIBIÓ MÁS DE 100.000 EUROS POR DIRIGIR EL INSTITUTO DE LA MUJER EN PLENA PANDEMIA

Gimeno fue nombrada en 2020 directora del Instituto de la Mujer. Este organismo autónomo pertenece al Ministerio de Igualdad y su finalidad es promover y fomentar las condiciones que posibiliten la igualdad social de ambos sexos y la participación de la mujer en la vida política, cultural, económica y social. Sin embargo, la dirección está ahora vacante puesto que le política ha dimitido de su cargo para presentarse en la lista de Podemos a los próximos comicios. Beatriz Gimeno ha abandonado a Irene Montero para irse con Pablo Iglesias. Quién sabe si volverá en caso de que le vaya mal en las elecciones…

La política es íntima amiga de Irene Montero. Tanto, que la ministra de la formación morada premió a Gimeno concediéndole en 2020 un plus de productividad de más de 58.000 euros. Una cantidad que sumada a la cifra de 59.000 euros anuales que es el máximo que puede cobrar un director general, hace un total de 113.404 por 11 meses de trabajo en un año marcado por la pandemia. Así se invierten los recursos en el Gobierno de España.

Beatriz Gimeno Reinoso (Podemos)

La Ministra de Igualdad le ha agradecido su trabajo al frente del Instituto de la Mujer recalcando que está “muy orgullosa de su gestión”. Asimismo, Gimeno, ha agradecido este lunes a la ministra de Igualdad la “confianza depositada” en ella para desempeñar este cargo y recalcado que “ha sido un tremendo honor” ponerse al frente de este organismo.

LA POLÍTICA QUE DEFIENDE QUE LA IGUALDAD REAL PASA POR LA PENETRACIÓN ANAL

Sin embargo, la activista no es solo conocida por su dirección en el Instituto de la mujer. Beatriz Gimeno ha suscitado más de un polémica con sus declaraciones. La activista ha tachado a los hombres de “opresores, violentos y promiscuos”. Gimeno llegó a defender que “dado el profundo simbolismo asociado al poder y a la masculinidad que tiene en la cultura patriarcal la penetración (a las mujeres). ¿Qué podría cambiar, que importancia cultural tendría una redistribución igualitaria de todas las prácticas, de todos los placeres, de todos los roles sexuales, incluida la penetración anal de mujeres a hombres?”.

Para Beatriz, la igualdad real pasa por la penetración anal y así lo expresó con estas palabras: “el ano es una de las principales zonas erógenas para hombres y mujeres. Especialmente para hombres. Para que se produzca un verdadero cambio cultural tienen que cambiar también las prácticas sexuales hegemónicas y hetero normativas y que sin ese cambio, que afecta a lo simbólico y a la construcción de las subjetividades, no se producirá un verdadero cambio social que iguale a hombres y mujeres”.

Además, la expresidenta de la Federación de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) ha señalado la existencia de un ‘machismo gay’ dentro del movimiento homosexual. Sobre las lesbianas, Gimeno cree que las mujeres serían ‘doblemente discriminadas’ por su condición de lesbianas y mujeres y aseguró que “cualquier mujer puede ser lesbiana”.

En relación con la heterosexualidad, la política cree que “no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres”.