miércoles, 19 mayo 2021 03:33

El Congreso condena la violencia ultra y muestra su “repulsa” a los discursos de Vox

El Pleno del Congreso ha condenado este jueves el “terrorismo callejero” y los “actos violentos” de ultraderecha alentados con “discursos incendiarios” como los de Vox, hacia los que la Cámara ha expresado su “repulsa”. La iniciativa ha contado con el voto en contra del PP y del partido de Santiago Abascal.

Durante el debate del texto, PP, Vox, Ciudadanos, el PNV, el PDeCAT, Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias acusaron al grupo confederal de censurar la violencia únicamente cuando proviene de la extrema derecha. Pero también se escucharon reproches desde los partidos independentistas catalanes. Así, ERC y Junts criticaron a los morados por no promover la salida de la cárcel de los líderes independentistas ni un referéndum de autodeterminación.

El texto que ha salido adelante censura los “numerosos actos violentos llevados a cabo por la ultraderecha en los últimos meses” y denosta los “discursos de odio” con los que se fomentan este tipo de acciones. Incluye también el “firme rechazo” de la Cámara al ataque a la sede de Podemos en Cartagena que tuvo lugar hace unas semanas.

VALORES DEL ANTIFASCISMO

En este contexto, el Congreso se ratifica en “la defensa de la democracia, la justicia social y los derechos humanos” e insta al Gobierno a “llevar a cabo las actuaciones necesarias para promover la realización de los derechos humanos y los valores democráticos del antifascismo”.

La iniciativa no cita expresamente a Vox, pero sí señala la “gran responsabilidad” que, según el texto de Unidas Podemos, tienen en el auge de la violencia ultra los partidos que hacen “discursos incendiarios” de odio al diferente y al que no piensa como ellos.

“Son los mismos que ponen en cuestión al Gobierno de España, la representatividad y pluralidad de los partidos políticos que componen el Congreso, la defensa de los derechos humanos y, en última instancia, el propio sistema democrático”, argumenta en referencia a los de Santiago Abascal.

En este sentido, la iniciativa pide “acabar con la impunidad de los responsables de la violencia ultraderechista y todos aquellos amparan y legitiman sus ataques”, mediante la condena de estos hechos para “acabar con el blanqueamiento del fascismo”.