viernes, 7 mayo 2021 03:26

A prisión el hombre que sedó a una camarera en Barcelona

El Juzgado de Instrucción 25 de Barcelona ha acordado prisión provisional sin fianza para el hombre que los Mossos d’Esquadra ya arrestaron en marzo por sedar a una camarera para robar, y que ahora tenía una orden de búsqueda al estar investigado en un juzgado de Valencia también por robar en un establecimiento, supuestamente usando sustancias narcóticas.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en un comunicado, este detenido tiene abiertas otras causas por hechos similares en establecimientos de restauración de la provincia de Barcelona.

El pasado 26 de marzo, los Mossos d’Esquadra lo detuvieron por presuntamente sedar a una camarera en un bar de la Zona Franca de Barcelona para robar la recaudación de la caja registradora, y le atribuyeron tres hurtos más en dos bares de la ciudad y otro en Esplugues de Llobregat (Barcelona).

Lo identificaron a raíz de un robo el 17 de marzo en un bar de Barcelona, en el que la trabajadora explicó que estaba mareada y creía que el sospechoso le había echado alguna sustancia en el café porque era consciente de que le estaba robando pero no podía reaccionar.

En este caso, el hombre se hizo pasar por un trabajador de la máquina de café, lo que le permitió robar objetos personales de la camarera y dinero de la caja sin que otros clientes sospecharan, aunque se llevó “cantidades mínimas”.

Al revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad, los Mossos comprobaron “el momento en que una persona, a espaldas de la víctima, añade algún tipo sustancia”, explicaron los Mossos d’Esquadra.

Los otros tres casos que los Mossos le atribuyen ocurrieron antes del 17 de marzo y la policía los considera hurtos en lugar de robos con violencia porque no usó sedantes para despistar a la víctima.

LE IDENTIFICÓ UN URBANO FUERA DE SERVICIO

Los investigadores distribuyeron una imagen del sospechoso por las comisarías de la zona, y un agente de la Guardia Urbana de Barcelona, que estaba fuera de servicio y en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), lo reconoció.

Al verlo, avisó a los Mossos, quienes le detuvieron, y tras pasar a disposición judicial, quedó en libertad con cargos.

Gracias a aquella detención, el Juzgado de Instrucción 4 de Valencia lo reconoció y ha podido seguir con la investigación, y finalmente ha quedado detenido, y el juez ha decretado su ingreso en prisión.