domingo, 16 mayo 2021 13:15

Los obispos españoles manifiestan una “preocupante discrepancia” con las leyes del Gobierno de Sánchez

Los obispos españoles han indicado que mantienen una relación de “preocupante discrepancia” y “desencuentro” con el programa legislativo del Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, en concreto, con leyes como la de educación, eutanasia, protección al menor, la reforma del aborto y la ley ‘trans’.

“Las relaciones con el Gobierno y su propuesta legislativa son de desencuentro, lo cual no quita que en otras cuestiones del día a día, como los aspectos fiscales, las inmatriculaciones, que son asuntos de interés menor, nuestra relación es adecuada, guardando el respeto institucional. Pero respecto al programa legislativo, que termina siendo atropológico, nuestra relación es de preocupante discrepancia”, ha afirmado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, este viernes en la rueda de prensa posterior a la Asamblea Plenaria de los obispos.

Argüello ha puntualizado que las relaciones con un gobierno se miden “con dos ritmos”, el de las actividades ordinarias, que han sido “cordiales”, y el de las propuestas más a largo plazo, como las leyes y, en estos asuntos, según ha precisado, a la Iglesia le hubiera gustado “hablar más”, dejar “clara” su opinión, “como un sector de la sociedad, sin querer tener mayor influencia de la que le corresponde”.

En concreto, ha mostrado su rechazo a “la ley de educación, la ley de eutanasia, la ley que tiene que ver con las identidades de género o con la transexualidad y la reforma que amplía la ley del aborto”.

También ha manifestado sus reservas hacia la ley de protección a la infancia recientemente aprobada en el Pleno del Congreso porque se asienta, según ha advertido Argüello, en una “comprensión antropológica” a la hora de “la educación sexual” y de las “propuestas de cambio de sexo”. También ha opinado que queda “muy disminuida la importancia que se da a los padres, como queriendo disolver los cuerpos intermedios” a favor de la relación “individuo-Estado”.