domingo, 16 mayo 2021 13:43

La “paja mental” de levantar la Ciudad de la Salud sobre la M-50 en Boadilla se estampa

Quién no recuerda la Ciudad de la Justicia de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre. Pues bien, el Ayuntamiento de otro municipio madrileño se plantea llevar a cabo otro proyecto megalómano que pondrá patas todo el territorio. Esta idea lleva tiempo dando coletazos y ahora lo ha recuperado y desempolvado Agas Arquitectos. El Consistorio de Boadilla del Monte no se muestra contrario a que se lleve a cabo la Ciudad de la Salud, un macrocomplejo sanitario y de investigación que convertiría el municipio en una región pionera en este supuesto. Pero el tema es que Agas Arquitectos no tiene dinero suficiente como para permitirse el lujo de levantarlo. Ha pedido dinero, sí, pero de ahí a que salga el proyecto hay un trecho insalvable.

A Agas Arquitectos en su proyecto poco le ha importado la red de carreteras del Estado. De hecho, en su vídeo promocional (no entendemos muy bien por qué) levanta el complejo de la Ciudad de la Salud literalmente sobre la M-50. Es una ubicación tan gratuita que sorprende a muchos, porque además de levantar este macrocomplejo habría que hacerlo sobre una carretera por la que pasan miles de coches al día. Una autopista de varios carriles sobre la que Agas quiere montar una batería de edificios dignos de la Ciudad de la Justicia de Aguirre. Pero parece que el estudio de arquitectura no las tiene todas consigo para sacar adelante el proyecto por, según detallan fuentes cercanas a la empresa, “falta de liquidez”.

Desde el Ayuntamiento de Boadilla del Monte llevan tiempo estudiando este proyecto. Lo han intentado implantar desde 2010 sin suerte y Agas lleva un año tratando de hacer lo mismo. El problema es de liquidez. El Consistorio no tiene ningún problema en ofrecer los terrenos que tienen disponibles para que desde Agas Arquitectos monten su megalómano proyecto. El problema es que, tal y como informan fuentes cercanas a la empresa, no quieren pagar el dinero que costaría llevar el proyecto a la vida. Vamos, que o no tienen un duro o no se quieren gastar lo que piden los propietarios de los terrenos. Evidentemente, el hecho de hacerlo sobre la M-50 es una idea tan disparatada que no parece que se vaya a hacer realidad.

Fuentes municipales contactadas por Moncloa.com señalan que “hace unos meses los promotores de la Ciudad de la Salud informaron al Ayuntamiento de Boadilla del Monte de su interés por aterrizar la iniciativa en nuestro municipio. Tras varios encuentros y conversaciones con los mismos, se llegó a la conclusión de que los suelos de los que disponemos en la localidad no encajan con las necesidades del proyecto y no se ajustan a las condiciones necesarias para que la misma salga adelante en nuestra ciudad” .

Parecería que el mismísimo Florentino Pérez va a levantar el nuevo estadio Santiago Bernabéu en Boadilla del Monte, pero no. Es Agas Arquitectos que se ha venido arriba retomando un proyecto que oscila entre los 350 y los 600 millones de euros. Las cifras bailan, pero lo que está relativamente claro es que el estudio no es capaz de conseguir un terreno lo suficientemente grande y barato como para poder levantar la Ciudad de la Salud que tanto ansían. De momento solo hay un vídeo en el que parece que no es un error el hecho de que Agas quiera levantar este complejo literalmente encima de la M-50. Ya puestos, ¿para qué hacerlo en un solar vacío si se puede montar aún mejor encima de una carretera por la que circulan miles de coches al día?

El Ayuntamiento no le da demasiada importancia al proyecto porque llevan ya años aguantando las propuestas de algunos iluminados que vienen con proyectos que prometen el oro y el moro. No es la primera vez que la Ciudad de la Salud recae en manos del arquitecto municipal, pero lo cierto es que no se acaba de dar con la tecla para que salga adelante. Tampoco es que se tenga muy claro qué se quiere hacer con este macrocomplejo ni si acabará siguiendo el mismo destino que la Ciudad de la Justicia de Esperanza Aguirre.

La idea es que la Ciudad de la Salud sea un complejo que acoja centros de investigación avanzados y especializados, un hospital y un área de formación sanitaria

La idea que barajan desde Agas Arquitectos es que la Ciudad de la Salud sea un complejo que acoja centros de investigación avanzados y especializados, un hospital, un espacio de coworking, una residencia de ancianos y un área de formación sanitaria. Pero todo vale. Si son capaces de montar un edificio tan grande como el estadio Santiago Bernabéu encima de la M-50, ya son capaces casi de cualquier cosa. El problema es que lo que hace cinco años era una “paja mental” de alguno ahora ha cogido cierto sentido gracias a la pandemia y a precedentes como el Hospital Isabel Zendal.

Tras la pandemia, desde el estudio han entendido que es el momento ideal de proponer macroproyectos urbanísticos relacionados con el ámbito sanitario. No es de extrañar que haya personal del Ayuntamiento de Boadilla del Monte que se muestre cansado de responder preguntas en relación a este macroproyecto y que incluso les dé pereza contestar por teléfono a preguntas de los periodistas. Este es el caso de uno de los funcionarios que tendría un papel relevante en la construcción de la Ciudad de la Salud que no parece estar muy por la labor de colaborar con la prensa.

Hay algunas figuras del Ayuntamiento como la del arquitecto municipal de Boadilla del Monte que bastante tiene con teletrabajar. Cuando desde el teléfono general del Ayuntamiento remiten al funcionario las preguntas relacionadas con la Ciudad de la Salud, Salvador Campuzano coge el teléfono con ciertas reservas. No quiere ni comentar la posibilidad de que salga adelante. “Pide cita, preséntate aquí y si las preguntas son adecuadas te contestaré. Si no, no”, ha asegurado a este medio. Ha costado explicar que el teléfono puede ayudar a salvar las distancias físicas, pero aún así no parece que Campuzano se sintiera cómodo con estos dispositivos modernos. “No te voy a contestar por teléfono”, ha asegurado a la pregunta de si el Ayuntamiento tenía intención o no de facilitar que el proyecto saliera adelante o no. Ante la imposibilidad de obtener una respuesta, desde MONCLOA.com hemos buscado otras vías para obtener respuesta.