viernes, 14 mayo 2021 02:37

Podemos estima en 4.100 millones los “privilegios fiscales” del PP a rentas altas en Madrid

Podemos ha criticado que los “privilegios fiscales” a las rentas altas aplicados por el PP en la Comunidad de Madrid suponen una merma de ingresos superior a los 4.100 millones de euros anuales y que ese “paraíso fiscal” ha generado que, pese a tener la mayor renta per cápita del país, los servicios públicos se hayan visto “erosionados”, sobre todo en lo referido al gasto sanitario.

Tal y como sostiene el área económica de Podemos, esos beneficios fiscales aplicados por los populares en Madrid, se concentran en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (2.663 millones de euros), Patrimonio (996 millones) e IRPF (504 millones) que se acumulan “en manos de la población que más recursos tiene”.

Cantidades que, para Podemos, “lastran el desarrollo de los servicios públicos de todos los madrileños” mediante unas rebajas fiscales “fuertemente regresivas” que, de no aplicarse, podrían haber aumento un 25%. Con ese volumen de recursos, argumentan que la región se situaría “claramente” por encima de la media de ingresos por habitante, abandonando “la última posición que ocupaba antes de la pandemia”.

La formación morada destaca que, pese a esa mayor renta per cápita de España, Madrid presenta los menores ingresos no financieros por persona de todas las autonomía de régimen común y un “recorte” de partidas a servicios públicos.

A LA COLA EN GASTO PÚBLICO EN SANIDAD

Específicamente, alude a que los indicadores de gasto público en sanidad de Madrid revelan la “erosión de los servicios públicos madrileños”, al situarse a la “cola del gasto público en sanidad en relación con su PIB y la segunda comunidad con menor gasto sanitario por habitante.

Por parcelas, la formación morada expone que la región se sitúa en última posición en gasto en Atención Primaria y que Madrid ha tenido que hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 “con un nivel de gasto sanitario un 8% inferior al que tenía en 2009”, en base a los datos que han analizado del Ministerio de Sanidad.

En consecuencia, el sistema madrileño consiste en servicios “infradotados” por un modelo tributario de “fuertes privilegios fiscales para las rentas más altas y los grandes patrimonios”. En este sentido, descarta que la situación responda al sistema de financiación autonómica, que en términos de recursos por habitante ajustado se coloca “ligeramente por encima de la media” de las autonomías de régimen común en 2017.

BENEFICIOS FISCALES A RENTAS ALTAS

Por tanto, Podemos pone el foco en la política fiscal aplicada por el PP en una serie de tributos. Por ejemplo, en materia de IPRF y para bases superiores a 53.407 euros, Madrid presenta el tramo autonómico el tipo impositivo máximo más bajo del conjunto de autonomías (21%), pero esos beneficios fiscales los acumula principalmente contribuyentes con rentas superiores a los 60.000 euros, que protagonizan el 42% de las minoraciones de las cuotas líquidas en el IRPF.

También detecta que los gobiernos del PP han aplicado rebajas “lineales” en todos los tramos aunque generando unos beneficios fiscales desproporcionados a las rentas más altas. De esta forma, declarantes con rentas menores de 12.000 euros anuales dejan de pagar una media de 5 euros al año mientras que rentas de 601.000 euros se ahorran 13.030 euros.

Además, sostiene que la bonificación del 99% en Sucesiones y Donaciones beneficia a las familias “más ricas” y que en el impuesto de Patrimonio (cuya bonificación es total) va dirigida “fundamentalmente” a los millonarios que residen en la Comunidad de Madrid.

Y es que Madrid, a su juicio de Podemos, se comporta como un “paraíso fiscal” dentro de España al incrementar, desde 2010, su número de declarantes en el impuesto de patrimonio en aproximadamente 6.000 personas, que coincide con los perdidos por el resto de comunidades autónomas desde esta fecha.

En consecuencia y en función de los datos del ‘Informe Madrid: capitalidad, economía del conocimiento y competencia fiscal (IVIE, 2020)’, Madrid deja de ingresar más de 4.100 millones de euros anuales.

POLÍTICA FISCAL PROGRESIVA COMO RESPUESTA

Frente a esta deriva, Podemos defiende una reforma fiscal progresiva para mejorar los servicios públicos y “afrontar una recuperación económica que permita reducir las desigualdades entre los madrileños”, eliminando los privilegios fiscales a las rentas y patrimonios más altos.

Concretamente, aspira a aumentar en cuatro puntos porcentuales el tramo autonómico del IRPF a quienes cobren de 60.000 a 150.000 euros, elevar a seis el tipo impositivo a partir de 150.000 euros. Por otro lado, defiende recudir del 9 al al 8,5% en el primer tramo (hasta 12.450 euros) para todas las declaraciones y recuperar los impuestos de sucesiones y patrimonio para fortunas superiores al millón de euros, incrementando la exención del valor de la vivienda habitual hasta los 500.000 euros.