lunes, 10 mayo 2021 07:43

Ayuso aprovechará su holgada victoria para intentar gobernar sin Vox

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso confiaba en una mayoría absoluta para poder gobernar “en libertad” sin dependencia de otros. Pero una holgada mayoría quizá sea suficiente para cumplir su objetivo. Los 65 escaños obtenidos por el PP a más del 90% de voto escrutado, colocaría a Vox con 13 escaños en la incómoda tesitura de abstenerse o complicar el escenario de Gobierno a la derecha. Vox ha insistido una y otra vez en su objetivo de evitar que la izquierda acceda al Ejecutivo de Madrid. Ahora el peaje para conseguirlo renunciar a apoyar a un Gobierno de derechas.

De 30 escaños a los 65 escaños, no definitivos, que podrían convertirse en los 66. Los números abren la posibilidad de un Gobierno del PP con la asbtención de Vox. La pelota quedaría en el tejado del partido liderado por Santiago Abascal que tendría que renunciar a participar en el próximo Ejecutivo madrileño pero sin su apoyo.

La presidenta de la Comunidad va a revalidar su cargo, y quiere hacerlo en solitario. Durante su discurso, díaz Ayuso ha hecho una exhibición de fuerza recondando que estos comicios se jugaban en clave nacional: “En los tribunales intentaron impedir estas instituciones. España es otra cosa señor Sánchez. España empieza en Madrid. Y cuando decimos que Madrid es España es porque aquí viene lo mejor del mundo a vivir en paz y en libertad”.

VOX SE AFIANZA PERO LIMITA SU PODER

Vox ha logrado este martes afianzar su espacio electoral en la Comunidad de Madrid, aunque la amplia victoria obtenida por la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, limita la capacidad de influencia que el partido de Santiago Abascal va a poder ejercer sobre el futuro Gobierno regional.

Con más del 90 por ciento del voto escrutado, Vox lograría subir un escaño respecto a las elecciones de 2019 (un ascenso del 0,24 por ciento). Sin embargo, el PP por sí solo obtendría más diputados que los tres partidos de la izquierda juntos –PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos–.

Vox ya ha garantizado el voto a favor de la investidura de Díaz Ayuso en primera votación. Pero además, durante la legislatura, el reparto de la Asamblea hace que los ‘populares’ vayan a poder gobernar con un amplio margen de maniobra y solo requieran de la abstención de Vox para sacar adelante sus iniciativas.