miércoles, 19 mayo 2021 01:53

Los barrios ricos de Madrid se movilizan con fuerza contra Sánchez e Iglesias

El Partido Popular (PP) y Vox han logrado (de manera parcial) uno de sus grandes objetivos: movilizar a sus votantes. Así, alguno de sus principales territorios dentro de la capital de España han registrado un notable incremento de la participación, según los datos ofrecidos por la Comunidad de Madrid. En concreto, cuatro de los cinco distritos que más incremento en el número de votantes habían registrado, a mitad del día, no solo son feudos tradicionales de los populares, sino que durante los pasados comicios municipales la ultraderecha, vestida de verde, sumó más votos que el PSOE.

La principal característica en lo que va de jornada de voto ha sido el excepcional crecimiento de la participación. Los primeros datos hablaban de una media de dos puntos más que en 2019, pero (como en todo) el diablo está en los detalles. Así, entre las zonas que sobresalían estaban algunas poblaciones del sur de Madrid, como Móstoles o Alcorcón. Pero con el paso de las horas han convergido a la media, esto es que han ido perdiendo intensidad en sus cifras. La explicación más probable es que mucha gente trabajadora ha preferido votar a primera hora ante el temor de no llegar a hacerlo más tarde al regreso a casa.

Pero hay otras zonas en las que la participación ha sido (y se mantiene) excepcionalmente alta. En la mayoría de ellas, sí existe una posible la lectura política. Y, por extensión, que permite hacer una predicción de una posible victoria contundente de la derecha. Así, los seis distritos de la ciudad donde más había crecido el número de votantes era: Chamartin, Moncloa, Chamberí, Salamanca y Moratalaz y Fuencarral el Pardo. Obviamente, la práctica mayoría de ellos son barrios ricos.

LOS BARRIOS PRO PP Y VOX REGISTRAN UNA FUERTE MOVILIZACIÓN

Además, con una fuerte predilección de voto por el PP como se puede comprobar si se compara con los resultados obtenidos durante las municipales. Así, el PP fue el partido más votado en Fuencarral (27,72% de los votos), Chamartín (38,47%), Moncloa (32,39%), Chamberí (34,21%), Salamanca (38,09%). En última instancia, los populares también lograron una importante victoria en Retiro con el 31,05%, aunque es por el momento la zona con menos crecimiento del voto entre los barrios históricos ‘de la derecha’.

Pero hay algo más. En los anteriores barrios, que es donde más ha crecido el voto en las elecciones de este martes 4 de mayo, Vox ya dio el sorpasso al PSOE hace dos años. En concreto, los socialistas quedaron como quinta fuerza política en Chamberí (donde perdieron casi mil votos), Moncloa (800 votos menos), Salamanca (obtuvieron 800 apoyos menos) y Chamartín (800 votos menos). Todo ello, llevó a que el partido que lidera en Madrid Ángel Gabilondo obtuviera sus peores resultados históricos.

Se puede pensar que unas municipales y unas autonómicas tienen poco que ver. Pero el voto de estos barrios ha sido de derechas recurrentemente y su movilización se puede entender como una forma de veto contra el sanchismo. De hecho, tanto Isabel Díaz Ayuso, líder del PP de Madrid, como Rocio Monasterio, candidata de Vox, han hecho una campaña electoral sustentada bajo esta idea que, según parece, ha cristalizado en las urnas. Al menos, en forma de participación.

LOS BARRIOS DE IZQUIERDAS APENAS SE MOVILIZAN

La movilización del voto era una de las grandes esperanzas del llamado grupo de izquierdas, que engloba a PSOE, Mas Madrid y Unidas Podemos. Pero, por el momento, ni está ni se le espera. Así, a medida que pasa el día y los barrios ricos repuntan en votos, los más pobres apenas aparecen en el ranking. Quizás la única excepción en Moratalaz, donde había un volumen de abstención muy importante, y Puente de Vallecas que mejora su porcentaje de voto, pero todavía muy residual.

Aunque todavía es peor. Otros territorios como Villa de Vallecas, Arganzuela o Distrito Centro, donde Podemos suele ser fuerza predominante, la participación directamente es menor. Un contratiempo importante para el bloque de izquierdas de cara a sus aspiraciones. Los datos, por el momento, son solo eso, cifras de participación. Pero empiezan a dibujar un futuro turbulento para Sánchez y el PSOE al mismo tiempo que podrían elevar con fuerza a Ayuso. Se ha repetido insistentemente que son solo unas autonómicas, pero la fuerte movilización de los barrios ricos (y de derechas) debería hacer reflexionar a más de uno. Antes incluso de que comience el recuento.