lunes, 14 junio 2021 23:22

Salmerón, el ‘peseto loco’ de Ciudadanos, deja el partido pero no el sueldazo

Desbandada en Ciudadanos en Valencia. Cuatro diputados próximos a Fran Hervías, ex ‘naranja’ y en las filas del PP, han abandonado el grupo parlamentario, pero sin dejar el acta. El cuarteto no tendrá derecho a crear un grupo propio, pero da un fuerte rejonazo a las subvenciones que recibe Ciudadanos en Les Corts, según estipulan los estatutos de esta Cámara autonómica consultados por MONCLOA.com.

Jesús Salmerón es uno de estos cuatro diputados críticos con la deriva prosanchista de Ciudadanos. Él es un “vividor público”, según definía a los tránsfugas que abandonaban el partido pero no el acta, emulando así a ‘peseto loco‘, el líder de los taxistas de Madrid que recaló en una de las grandes empresas de las VTC en pleno conflicto entre ambos.

Isabel Díaz Ayuso y Toni Cantó en la precampaña del 4-M
Isabel Díaz Ayuso y Toni Cantó en la precampaña del 4-M

Así lo plasmó en un artículo de opinión en 2017, donde aseguraba que “el transfuguismo se ha convertido en un problema muy preocupante” en la España actual. La alarma era aún más preocupante, según advertía: el tránsfuga “amenaza con agrietar los cimientos de la democracia”.

SALMERÓN NO PREDICA CON EL EJEMPLO

Pero Salmerón no predica con el ejemplo, pese a decir que el sistema permite mantener el acta a quien abandona el partido y al mismo tiempo “el sueldo sin representar a nadie“. Así, este diputado describió a la perfección su actual situación, al irse del lado ‘naranja’ para no representar a ninguno de los votantes, eso sí, que le abonarán casi 40.000 euros anuales.

Alguien que abandona un Partido para formar parte de otro, debe abandonarlo en su totalidad, lo que incluye también el acta

Jesús Salmerón, en 2017

Más claro lo dejó Salmerón en ese artículo del Periódic. “Alguien que abandona un Partido para formar parte de otro, debe abandonarlo en su totalidad, lo que incluye también el acta y el sueldo que ha obtenido gracias al mismo por el que se presentó”, afirmó el ahora diputado sin representados.

Además, insistía. “Estos vividores de lo ajeno, traicionan al Partido que confió en ellos, pero lo que a mi juicio es más grave”, plasmó en su escrito.

El sillón de Les Corts debe ser muy cómodo para este cuarteto. Junta a Salmerón han renunciado a la formación Cristina Gabarda, José Antonio Martínez y Sunsi Sánchez. Según han argumentado, desde la llega de Inés Arrimadas “Ciudadanos ha abandonado los principios liberales”, principal reclamo para recalar en las filas naranjas. “Conseguimos grandes resultados electorales, pero hoy vemos cómo se confirma el giro ideológico de Cs para seguir siendo una muleta del sanchismo”.

EL SUSTITUTO DE TONI CANTÓ ABANDONA LA FORMACIÓN

Según aseguran, han tardado un largo tiempo para poder tomar una decisión. Sin embargo, no deben controlar bien la hora. Y es que, Sánchez recogió su acta hace apenas unas semanas para sustituir a Toni Cantó, quien dejó el partido y renunció al acta.

Martínez, por su parte, había aceptado el cargo de portavoz adjunto tras una reorganización interna del grupo para tratar de apaciguar los ánimos entre las dos principales vertientes de Cs. Los ‘naranjas’ no escogieron bien y designaron ahora a un tránsfuga tras la salida de Cantó, que también se quedó fuera de la Asamblea de Madrid por haberse empadronado tarde.

Para estos cuatro jinetes no adscritos, en Ciudadanos falta “autocrítica” en la cúpula, más tras sufrir dos derrotas sin paliativos en Cataluña y Madrid, dos de sus principales bastiones. Así se quejan de la pérdida “del 90% de sus votos en Cataluña o haber desaparecido en Madrid”. “Hoy, siguen agarrándose a la silla“, han cargado, y como si un duelo del oeste se tratara, mantienen ellos también la suya.

ARRIMADAS, SIN AUTOCRÍTICA PERO SE AFERRAN AL SILLÓN

“Ciudadanos ya no es el partido que nos ilusionó a tantos y no podemos compartir la deriva ni las decisiones que se toman, en las que se han vendido los valores fundacionales”, consideran los cuatro diputados no adscritos. “La falta de asunción de responsabilidades tras las elecciones catalanas y la vergonzosa moción de censura de Murcia son solo un ejemplo de la pérdida de valores de los que están dirigiendo el partido”, rubrican. Por todo ello, “hemos procedido a solicitar nuestra baja del partido y a abandonar el grupo parlamentario de Ciudadanos en Les Corts”, pero sin dejar el acta.

Todos ellos son del círculo de la máxima confianza de Emilio Argüeso, exsecretario de Organización en la Comunidad Valenciana. La formación le abrió un expediente de expulsión por haber “podido incumplir los estatutos del partido”. El senador se mostró muy crítico con el piñazo electoral en Cataluña, al pasar de 36 a 6 escaños.

LA DESBANDADA DEJA MERMADA LA CAJA DE CS

Según ha constatado este medio, Salmerón no tendrá ninguna asignación económica adicional y carecerá de asesor, pese a tenerlo desde las pasadas elecciones valencianas. “Perciben el salario y ya“, se muestran tajantes fuentes de la Cámara de la región. Las mismas fuentes destacan que Ciudadanos como tal también vería reducida su asignación parlamentaria en proporción a los cuatro diputados perdidos.

Según los datos publicados por Transparencia, Ciudadanos percibe 656.547,84 euros en subvenciones al año, a razón de 54.712,32 euros mensuales. Por sus 18 diputados, ahora 14, percibe 1.400 euros al mes por cada uno de ellos o lo que es lo mismo, 25.200 euros del erario público. En total, 302.400 euros.

Para contratar asesores, la Cámara valenciana abona un total de 1,056,24 euros al mes por los 18 diputados, hasta los 228.147,84 euros al año.