sábado, 12 junio 2021 21:47

Ione Belarra y Alberto Garzón intentarán solventar los problemas territoriales de Unidas Podemos

La despedida de Pablo Iglesias al frente de Podemos, que se queda sin red de seguridad, y la posible resurrección de Más País tras el gran resultado de Mónica García en la Comunidad de Madrid agravarán previsiblemente los problemas territoriales de la formación morada.

Es cierto que la falta de estructura de Podemos será compensada en parte por la fusión fría que se avecina con Izquierda Unida, que cuenta con una contrastada vertebración territorial y miles de militantes muy ligados al tejido asociativo.

ERREJÓN POR AHORA SOLO ASUSTA EN MADRID

Más País/Más Madrid es por ahora un fenómeno muy madrileño y urbano. Este hecho se evidenció en el fracaso de Íñigo Errejón en las últimas generales pocos meses después del triunfo de Manuela Carmena en las municipales de Madrid.

Unidas Podemos intentará salvaguardar su espacio y Ione Belarra, que previsiblemente será elegida como nueva secretaria general de la formación morada el próximo mes., sabe que la coalición se examinará en las próximas elecciones andaluzas.

En esta cita, fechada en principio para finales de 2022, serán claves dos estrellas andaluzas de Izquierda Unida: Antonio Maíllo (que ha regresado a la primera línea política tras un tiempo alejado por una enfermedad) y el ministro Alberto Garzón.

El coordinador general de Izquierda Unida suena como candidato de Unidas Podemos en Andalucía con la intención de frenar a dos escisiones moradas: la más radical, que lidera la parlamentaria Teresa Rodríguez (Anticapitalistas), y una más templada, encabezada por la exsenadora Esperanza Gómez (Más País Andalucía).

Errejón parece proclive al pacto entre Más País y los Anticapitalistas de Rodríguez y ‘Kichi’, pero Gómez ya ha dejado claro que los pactos preelectorales del partido que lidera serán decididos en Andalucía.

PROBLEMAS PARA UNIDAS PODEMOS

Los partidos que conforman Unidas Podemos están fuera de los parlamentos autonómicos de Galicia, Cantabria y Castilla-La Mancha. Y tampoco están para tirar cohetes en Madrid capital, donde no tienen ni un solo concejal, o en Andalucía, tras el choque con el equipo que lidera Teresa Rodríguez.

Más País, en su OPA para liderar a la izquierda alternativa estatal, solo parece tener fuerza en Madrid y en la Comunidad Valenciana gracias a Compromís. Cierto es que el partido de Errejón ya cuenta con equipos en Andalucía y la Región de Murcia. Y podría tenerlos pronto en Extremadura.

En Aragón podría mantener su alianza con la Chunta Aragonesista, en otros territorios también podría hacerse un hueco a través de sus socios de Equo y en varias autonomías podría explicar nuevas alianzas (con Nueva Canarias, Més per Mallorca o incluso con la formación navarra Geroa Bai).

LAS BAZAS DE BELARRA

Ione Belarra tiene la necesidad de que Podemos recupere su voz en el Ayuntamiento de Madrid (y recuperar fuerza en las principales ciudades de la Comunidad) y al menos podría tener cierta seguridad gracias a la potencia morada en Barcelona (gracias a los ‘comunes’) o Euskadi.

Y también en las autonomías en las que forma parte de los gobiernos regionales (Comunidad Valenciana, Islas Baleares, La Rioja, Aragón, Canarias y Comunidad Foral de Navarra) o en las que su peso estratégico es importante (Principado de Asturias o Cataluña).

LAS BAZAS DE ERREJÓN

Errejón por su parte cuenta con una imporante voz en la Comunidad de Madrid (Mónica García y Rita Maestre) y Comunidad Valenciana (gracias al pacto con Compromís). ¿Y en el resto? Más País intentará utilizar su pacto con Equo Verdes para cazar el voto joven mediante el ecologismo.

Es cierto que en Centroeuropa la sostenibilidad medioambiental es electoralmente relevante, pero en el sur del Viejo Continente pesa más bien poco. Aun así, Más País quiere agudizar su mensaje verde para mimetizarse con ‘los Verdes’ alemanes.