jueves, 24 junio 2021 20:24

Arrimadas dice que Ciudadanos ha cometido errores, pero espera volver a ilusionar a los españoles

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este viernes que su partido ha cometido errores, pero que, ahora que España está en la fase final de la pandemia del coronavirus, su objetivo es seguir desarrollando el proyecto que inició el año pasado, cuando asumió el liderazgo del partido y se celebró la V Asamblea General, con el reto de volver a ilusionar a los españoles.

“Llevamos solo un año de este nuevo proyecto y un año de pandemia, en el que no nos ha dado tiempo a poner en marcha nuestro proyecto, y hay que seguir trabajando, como todos los ciudadanos que se han enfrentado a dificultades en sus negocios y en sus familias”, ha declarado a los medios al asistir a la inauguración de la exposición sobre el Bosque Metropolitano en el Parque del Retiro junto a la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís.

Arrimadas, que ha evitado aclarar si en Cs se plantean cambiar el nombre o la imagen del partido o potenciar su definición como partido liberal, más que de centro, ha dicho que en los próximos meses, hasta que se celebre la convención política programada para julio –que debía haberse celebrado en 2020–, habrá “muchísimas especulaciones”.

LA NUEVA ETAPA DE Cs “TIENE QUE EMPEZAR A ANDAR”

Ha transmitido a los militantes y a los votantes de Ciudadanos que, tras “un año muy duro”, se ha llegado a la última fase de la crisis del coronavirus y el partido ha iniciado un “proceso participativo” de cara a la reunión de julio en el que ya se han recibido más de 300 propuestas de los afiliados.

“Esta nueva etapa del partido tiene que empezar a andar”, ha defendido, añadiendo que ahora toca “trabajar, trabajar y trabajar” con el fin de que España “siga contando con un partido liberal, moderado, de centro, moderno y europeísta, que tiende puentes y que sabe gestionar”.

Arrimadas ha insistido en que Cs es “muy necesario” porque ha demostrado “buena gestión” en las comunidades autónomas y municipios donde gobierna y ha tenido un comportamiento “responsable y constructivo” allí donde está en la oposición.

“Era un reto para nosotros incorporarnos a gobiernos muy importantes, hemos pasado la prueba y el siguiente paso es volver a ilusionar a la ciudadanía. Y, sobre todo, el reto que tenemos es trasladar toda la buena gestión que hacemos desde las administraciones”, ha manifestado.

MAL RESULTADO EN MADRID

Precisamente, cree que esa es una de las razones por las cuales se quedaron sin representación en la Asamblea de Madrid en las elecciones autonómicas del pasado 4 de mayo, que no supieron explicar adecuadamente “toda la buena gestión” que hizo Cs desde el gobierno de coalición con el PP.

Por ejemplo, cree que muchos madrileños votaron a la presidenta en funciones y candidata ‘popular’, Isabel Díaz Ayuso, porque estaban satisfechos con la gestión económica de la Comunidad de Madrid sin saber que la Consejería de Economía y Empleo la ostentaba la formación naranja, no el PP.

En su opinión, el resultado “malo” que obtuvo Ciudadanos el 4-M se debe a “muchos factores”, pero no a la campaña electoral que se hizo, centrada en hacer propuestas y “tender puentes”, ni al cabeza de lista que presentaron, Edmundo Bal, de los cuales en el partido se sienten “orgullosos”.

“Pero es verdad que tenemos que hacer autocrítica” para “encontrar la manera de no perder la esencia y el talante” de Ciudadanos y, al mismo tiempo, “ser capaces de ilusionar a la ciudadanía y hacer que eso se traduzca en votos”, ha señalado, agregando que todos los partidos cometen “errores” y que Cs debe asumir los suyos y seguir trabajando.

“UNOS NOS DICEN ‘FACHAS’ Y OTROS, ‘SANCHISTAS'”

Por otro lado, a Arrimadas le han preguntado por los cargos y militantes que abandonan el partido acusando a la dirección de haberlo convertido en “muleta del sanchismo” y por quienes sostienen que a Ciudadanos solo le queda acordar su disolución.

“La afición favorita de mucha gente es apuntar al centro, al partido liberal de España, a Cs. Por una parte nos dicen que somos fachas y por otra parte nos dicen que somos sanchistas. Esa es la verdadera explicación de que somos un partido que está en el medio de esa disputa de trincheras”, ha respondido.

Aunque “siempre va a haber gente criticando”, la presidenta de la formación naranja ha dicho que prefiere pensar en “la gente que sigue trabajando”. A su juicio, el problema es que “a los que critican se les ha dado siempre mucha atención” y se habla menos de quienes “siguen trabajando por este proyecto”, ya sean militantes que instalan carpas del partido o concejales y diputados que continúan desarrollando sus funciones.

Además, Arrimadas considera que en España “hay mucho interés en volver al bipartidismo”, a un “bifrontismo” donde no esté Ciudadanos. A la pregunta de si el expresidente de Cs también desea eso, ha contestado que está “convencida de que no”: “Creo que Albert Rivera le tiene mucho cariño a este proyecto, lo ha presidido durante quince años y estoy convencida de que se alegra de sus éxitos y sufre cuando no los tenemos”.