lunes, 21 junio 2021 03:48

Feministas contra la Ley Trans dicen que “tomarán nota” de quienes la apoyen y “sacrifiquen” los derechos de la mujer

el corte ingles

La Alianza contra el Borrado de las Mujeres, organización que se ha manifestado este martes ante el Congreso en contra de la Ley Trans que se debate en el Pleno de la Cámara baja, ha asegurado que “tomará nota” de los partidos que con su abstención o voto afirmativo apoyen esta norma y, por tanto, “sacrifiquen los derechos” de la mujer y de la infancia.

Esta entidad ha mostrado frente a la sede del Congreso una pancarta con el lema ‘Sexo no es género. La Constitución nos protege’, con la que muestran su rechazo a la autodeterminación de género, la principal medida que incluye la Ley Trans que se debate y que supone la despatologización de las personas de este colectivo.

Las formaciones que apoyaron la investidura de Pedro Sánchez, además de CUP, Ciudadanos y PNV ya han adelantado su voto a favor del texto, que también apoyará Unidas Podemos, por se muy similar al texto redactado por el Ministerio de Igualdad.

De hecho, esta norma se registra como alternativa al texto realizado por el equipo de Irene Montero y que, según ha denunciado el propio Ministerio, el PSOE lleva “bloqueando” durante meses para su aprobación en el Consejo de Ministros.

“DESPRECIO” AL MOVIMIENTO FEMINISTA

La Alianza contra el Borrado de Mujeres ha puesto el foco de sus declaraciones en el PSOE, al que ya ha advertido durante estos últimos días sobre su posible posición en este debate. Los socialistas comparten con la entidad su oposición a la autodeterminación de género. Sin embargo, el secretario general del grupo parlamentario socialista, Rafael Simancas, ha anunciado este martes que se abstendrán en la votación.

En su intervención ha explicado que la formación “no se opone” a la tramitación, pero consideran que el texto es “mejorable”, principalmente en lo que se refiere a seguridad jurídica.

Para la Alianza, cualquier postura que no sea el rechazo es “un grave gesto de desprecio” al movimiento feminista ya que, a su juicio, esta norma también “borra” a las mujeres y los derechos por los que han luchado durante siglos.