miércoles, 23 junio 2021 21:04

Marlaska dice que la Constitución “obliga” a ceder prisiones al Gobierno vasco

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha insistido este miércoles en el Congreso que la Constitución “obliga” a transferir la competencia sobre la gestión de las prisiones al Gobierno vasco y Vox ha alertado de que “lo peor queda por llegar” tras el acercamiento de los presos de ETA, ya que entiende que habrá excarcelaciones y concesiones de semilibertad para los condenados por terrorismo.

“Poner en manos exclusivas de Urkullu y de Otegi la suerte final de los presos vascos para seguir contando con el apoyo de Bildu y PNV, esa es la deuda a pagar”, le ha reprochado el diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro en la sesión de control al Gobierno. También ha censurado que los ejecutivos de Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu se “comprometan a buscar trabajo y vivienda social a los asesinos”.

Una vez más, Marlaska ha contestado a Gil Lázaro recordándole su pasado en las filas del PP. “Usted sí pagaba deudas en materia de acercamientos mientras ETA asesinaba o sacando a la Guardia Civil de Tráfico de Cataluña”, le ha dicho el ministro en referencia a las decisiones adoptadas por el Gobierno de José María Aznar.

En concreto, Marlaska ha citado varias proposiciones en las que Gil Lázaro fue ponente cuando formaba parte del PP y ha insistido en que la transferencia de prisiones que ahora se ha materializado a favor del Gobierno vasco se debe a una decisión que “nace de la Constitución”. “Aquello que está constitucionalizado es una obligación, no una deuda”, ha añadido.

Gil Lázaro ha reprochado el engaño a las víctimas por acabar con la política de dispersión cuando hay más de 300 crímenes de ETA sin resolver y la mayoría de los etarras no colaboran con la justicia. “Y ETA está sin disolverse formalmente”, ha sostenido el diputado de Vox, que ha hablado de “traición a los muertos y a la democracia”.

El representante de Vox ha aludido a la situación migratoria, con “Ceuta invadida”, lo que según él acredita la “debilidad, estupidez y fracaso” de un Gobierno de “infinita miseria moral, mentiroso e indigno”. Esto mismo es el “vínculo común”, ha añadido, “que unen a Sánchez y Marlaska”. El ministro le ha reprochado que lea y trabaje “poco”, ya que muchas de sus intervenciones están contestadas por escrito previamente.