viernes, 18 junio 2021 15:18

ONG de infancia piden respetar los derechos de los niños en Ceuta

el corte ingles

La Plataforma de Infancia y Save the Children han pedido este miércoles que se respeten los derechos de todos los niños y niñas ante la crisis migratoria que se está produciendo en las últimas horas en Ceuta y Melilla, y han advertido de que su devolución en caliente es “ilegal”.

En declaraciones el director de la Plataforma de Infancia, Ricardo Ibarra, ha explicado que la organización hace un llamamiento a las autoridades españolas “ante la grave crisis humanitaria” que se ha producido estos días en Ceuta y en Melilla y ha avisado de que “la entrada excepcional de alrededor de 8.000 personas no debe suponer un menoscabo de los derechos de los niños y de las niñas”.

“La Plataforma de Infancia quiere hacer, sobre todo, un llamamiento a la importancia de garantizar los derechos de los niños y niñas en esta crisis humanitaria que estamos viviendo en Ceuta”, ha manifestado Ibarra.

En este sentido, ha asegurado que entienden que “está siendo una situación tremendamente excepcional”, pero ha insistido en que “eso no puede suponer una excusa ni un menoscabo para reducir las garantías de derechos que se tienen que dar a los niños y a las niñas”. “Tenemos constancia de que son centenares, si no miles, los niños y niñas que han entrado y muchos de ellos en situación de que no están acompañados”, ha subrayado.

Por esa razón, considera que “es necesario que el Gobierno tome todas las medidas posibles para garantizar el interés superior de cada niño y niña, identificando a cada uno de estos, y garantizando sus derechos y, por tanto, buscando soluciones acorde a su interés superior, las más favorables, ya sea en la reagrupación familiar, en el caso que sea posible, o la toma de medidas de protección de aquellos niños que estén en desamparo”.

“En ningún caso debemos admitir situaciones que no se deben dar y que son contrarias a la jurisprudencia y al ordenamiento jurídico como son las devoluciones en caliente, la separación de estos niños de sus familias o de sus hermanos”, ha manifestado.

Para ello, ha destacado, “es necesario el apoyo absoluto a las administraciones que están trabajando allí y buscar la coordinación administraciones públicas y de entidades del tercer sector para abordar una situación tremendamente excepcional”.

Por su parte, Save the Children ha insistido “en la ilegalidad de las devoluciones en caliente de niños, niñas y adolescentes, ante el riesgo de que se lleven a cabo expulsiones sin garantías y sin un sistema adecuado de identificación”.

“Los convenios internacionales en materia de protección internacional y de derechos de la infancia impiden estas devoluciones sistemáticas y colectivas en caliente. Se trata de una práctica que no vela por el interés superior del menor. Debemos asegurar que se realice una valoración individual y personalizada de los perfiles más vulnerables que necesitan protección”, ha explicado Catalina Perazzo, directora de Incidencia Social y Política de Save the Children.

La organización considera que la situación en Ceuta requiere de “una rápida respuesta humanitaria y un apoyo inmediato” a los servicios de protección de la infancia para “poder realizar una adecuada atención psicosocial con personal especializado que valore las necesidades de protección de la infancia, las mejores soluciones para su situación personal, así como los posibles riesgos en origen y garantizar así sus derechos”.

“Ceuta necesita ayuda para gestionar esta situación. Es necesario contar con un protocolo ágil de respuesta compartida tanto a nivel español como a nivel de la Unión Europea. Urge establecer un mecanismo de reparto interterritorial en nuestro país y en Europa para equilibrar responsabilidades entre Comunidades Autónomas y a los países fronterizos”, ha señalado Perazzo.

Por último, Save the Children aboga por un giro “drástico” en las actuales políticas migratorias de España y la Unión Europea para que no estén centradas en el control de fronteras y su externalización.