lunes, 21 junio 2021 18:20

Educación deja en el aire el futuro de hasta 35.000 profesores en septiembre

El Gobierno central y las comunidades autónomas se han reunido este miércoles 19 de mayo para debatir cómo será la vuelta al cole el próximo curso 2021-2022 en el contexto de la pandemia por coronavirus. En principio, se ha establecido que las clases sean presenciales, en grupos ‘burbuja’ y manteniendo las distancias de seguridad en las aulas y el uso de mascarilla.

Este nuevo plan, analizado por las ministras de Educación y Sanidad junto con los consejeros autonómicos, está plasmado en el documento ‘Propuesta de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a COVID-19 para centros educativos en el curso 2021-2022’. Una de las principales apuestas del Ejecutivo es regresar a la presencialidad, al entenderse la socialización como un factor fundamental en el aprendizaje y en el desarrollo general de niños y jóvenes, ‘por motivos de rendimiento académico, bienestar emocional y equidad’. Para que esto sea posible, tal y como se indica en el documento, se propone mantener las medidas de seguridad e higiene que se han venido aplicando hasta ahora, es decir, la distancia de seguridad entre profesores y alumnos, el uso de mascarillas y la creación de grupos burbuja en edades hasta los 12 años.

La distancia interpersonal será de un mínimo de 1,5 metros entre los adultos del centro, y entre los estudiantes fuera del aula, siempre con la mascarilla puesta. Dentro del aula la distancia de seguridad se podrá adaptar según el nivel de alerta del momento y la región, y del curso. Para los grupos de 1º y 2º de ESO, se propone una distancia de 1,5 metros, en situación de alerta 1 y 2, con opción a reducir a 1,2 metros. Lo mismo aplicaría para alumnos de 3º y 4º de ESO, Bachillerato, FP Básico y Enseñanzas Oficiales de Idiomas, formaciones todas ellas en las que se trata de favorecer la presencialidad.

GRUPOS BURBUJA Y MUCHA VENTILACIÓN

En los grupos burbuja, formados por un tutor y un grupo de alumnos reducido y fijo, no sería necesario guardar la distancia interpersonal, para que los integrantes puedan socializar con mayor naturalidad y jugar normalmente. Estos grupos estarán limitados a 20 niños en el caso de Educación Infantil (de 3 a 6 años) y se ampliaría a 25 en los alumnos de Educación Primaria. El caso de los niños de Educación Infantil (de 0 a 3 años) quedará a criterio de la normativa autonómica en el momento que corresponda.

En el uso de mascarilla no hay cambios, y el Gobierno ha acordado que siga siendo obligatoria a partir de los 6 años, y para todos los profesores. Además, los centros deberán asegurarse de que haya una correcta ventilación en las aulas y demás espacios interiores, manteniendo puertas y ventanas abiertas para favorecer la ventilación cruzada y una buena circulación del aire.

De cualquier forma, se espera que cuando empiece el nuevo año académico en septiembre, la epidemia esté más controlada y puedan modificarse algunas medidas. El ritmo de la vacunación sigue adelante, y muchos de los docentes ya han completado su pauta, por lo que se espera que al comienzo del curso ya se encuentren inmunizados contra la Covid-19. Según las previsiones oficiales, la inmunidad de rebaño se alcanzaría el 20 de agosto, es decir en esa fecha, un 70% de la población estaría vacunada, por lo tanto, a la llegada de septiembre, la pandemia podría estar controlada.