sábado, 12 junio 2021 23:43

La Policía no descarta que el ‘Rey del Cachopo’ pudiera haber desmembrado a Heidi en su piso de Vallecas o en la nave

Agentes de la Brigada de Policía Científica de la Policía Nacional no descartan que César Román Viruete, apodado el ‘Rey del Cachopo’, pudiera haber desmembrado el cadáver de Heidi Paz con plásticos en su piso de Vallecas o incluso en la nave del distrito de Usera donde se halló el torso de la joven en el interior de una maleta calcinada.

En la décima sesión de la vista oral han testificado los agentes que recogieron vestigios y huellas en la nave industrial de la calle Sebastián Gómez y en el piso situado en la calle López Grass, donde vivió César poco antes de los hechos juzgados.

El juicio concluirá la próxima semana con la prueba pericial y los informes finales. La vista quedará vista para sentencia con la última palabra del acusado, que ayer recibió la vacuna contra el Covid en la cárcel de Soto del Real, según ha indicado fuentes jurídicas.

Una de las incógnitas de la investigación es dónde se produjo el crimen de la chica y cómo se llevó a cabo el asesinato. Los investigadores no descartan que el asesinato se pudiera haber producido cubriendo tanto el piso de López Grass o la nave con plásticos al hallar vestigios biológicos.

En la inspección de la casa de Cubas de la Sagra, donde vivió César con una de sus exparejas, no se hallaron evidencias biológicas al salir negativas las muestras en las que se aplicó el reactivo Luminol.

Los agentes comparecientes realizaron una inspección ocular en el piso de Vallecas y recogieron restos biológicos para determinar si eran sangre de la víctima. La mañana del 5 de agosto de 2018, fecha en la que se data la muerte, el acusado se desplazó en taxi hasta un punto cercano en la nave con una maleta que pesaba mucho, según el taxista que le trasladó.

POSITIVOS EN LUMINOL

En el piso se recogieron muestras en diversos puntos al dar positivo al aplicar el reactivo químico llamado Luminol. “Había dos positivos en Luminol en el interior del armario, en un rodapié en el salón, uno en el sofá y otro debajo ventana, y en un mueble que separa cocina, dos en frontal y en el suelo”, ha detallado.

Las muestras se remitieron al laboratorio de Biología y ADN de la Comisaría General de la Policía Científica. Los agentes no han especificado si se trataba de sangre o sudor, lo que sí han dicho es que había varios perfiles genéticos.

La abogada defensora, Carmen Balfagón –que sustituye en la sesión a Ana Isabel Peña–, ha preguntado si detectaron que se había pintado el piso o un olor a producto de limpieza, a lo que ha contestado que “no”.

Tampoco se detectaron marcas en las paredes que hicieran indicar que se hubiera producido un hecho violento. Sin embargo, el agente ha manifestado que “pudiera ser” que se hubiera producido un desmembramiento al ser preguntado por si había vestigios que hicieran pensar en que se produjo un descuartizamiento.

El abogado de la acusación particular, Alexis Socias, ha inquirido acerca de si podría ser que el Luminol no detecte sangre en el caso de que se hubiera cubierto la estancia con un plástico, a lo que ha dicho que “pudiera ser”.

Otro miembro de Policía Científica ha detallado los vestigios hallados en la nave de Sebastián Gómez, donde se recogieron restos biológicos en el suelo y en el lavabo. También se recogen muestras de huellas localizadas en una garrafa de agua.

“¿Si se cubre de plástico el espacio de la nave es posible alternar el escenario y que no de positivo en Luminol?, le ha preguntado el letrado, a lo que éste ha contestado que “perfectamente”.

En la prueba pericial se especificará a qué correspondían las muestras halladas en el piso y en la nave. Además, se dará cuenta sobre las huellas dactilares de Román encontradas en la maleta y en los botes del producto corrosivo que se vertió sobre el torso de la chica para eliminar rastro.