viernes, 18 junio 2021 13:32

Desmanteladas dos plantaciones de marihuana en una nave industrial de Alhendín

el corte ingles

La Policía Nacional ha detenido en Alhendín (Granada) a dos varones de 52 y 24 años de edad, padre e hijo, ambos de nacionalidad española y sin antecedentes policiales previos, como presuntos responsables de un cultivo interior de marihuana a gran escala alojado en el interior de dos habitaciones escondidas dentro de una nave de dicho término municipal.

Los agentes han desmantelado la infraestructura que mantenía las dos plantaciones, localizando una conexión ilegal a la red eléctrica e incautándose de más de 600 plantas de marihuana, según ha informado este sábado la Policía Nacional en una nota en la que precisa que los dos detenidos en el marco de esta intervención quedaron posteriormente puestos en libertad con cargos.

Las pesquisas policiales que han desembocado en esta actuación se iniciaron después de que los agentes recibieran cierta información sobre la existencia de una nave industrial situada en el término municipal de Alhendín donde se estaría cultivando marihuana “a gran escala”.

Entre las comprobaciones llevadas a cabo por los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada estuvo la confirmación de que en la nave existía “un alto consumo eléctrico, incompatible con la actividad declarada”, que no era otra que la de servir de almacén para materiales de construcción, según explica el cuerpo de seguridad.

Estas indagaciones se hicieron con la colaboración de personal de Endesa y vinieron a confirmar la presunta defraudación de fluido eléctrico, delito que suele ir aparejado en los cultivos ilegales de marihuana en interiores para abaratar los costes de producción durante el proceso de cultivo de las plantas y aumentar así las ganancias, según abunda la Policía.

Una vez obtenida la información necesaria, los agentes llevaron a cabo una entrada y registro en dicha nave industrial, situada junto a un camino rural, donde localizaron dos plantaciones que se encontraban, a su vez, en el interior de dos habitaciones divididas con placas de yeso y ocultas tras varios palets y materiales de construcción.

Ambas estaban completamente equipadas con sistemas de iluminación, aireación y ventilación para favorecer el crecimiento y floración de los cultivos. En la primera habitación se incautaron 350 plantas y en la segunda más de 250.

Por otra parte, los agentes desmantelaron la infraestructura con que contaba la plantación y certificaron la existencia de un enganche ilegal a la red de suministro eléctrico que alimentaba la nave, por lo que ambos varones fueron detenidos como presuntos autores de delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico, si bien los dos fueron posteriormente puestos en libertad con cargos, a la espera de la celebración del juicio por estos hechos.