viernes, 25 junio 2021 11:32

¿Cómo proteger tu sistema inmunológico hoy en día?

Todos los días nuestro cuerpo está a la expectativa de combatir con las infecciones, bacterias y virus a los cuales nos podamos exponer. Pero para hacerle frente a estos enemigos, está el sistema inmunológico. Este es un sistema de defensa natural con el que contamos todos los seres humanos y, por lo tanto, es de gran importancia protegerlo.

En vista de los estragos que ha ocasionado el Covid-19, se ha podido evidenciar lo beneficioso que es contar con un sistema inmunológico fuerte. Su fortalecimiento y protección conlleva ser más cuidadosos con lo que comemos y realizar otras actividades. ¿Cuáles son?

Alimentación saludable

Una buena alimentación le genera una gran dosis de poder al sistema inmunológico. Estos tienen el poder de crear o romper las vías químicas que nutren el organismo. Pues casi el 70% del sistema inmunitario se encuentra ubicado cerca de la zona de los intestinos, controlando la ingesta de alimentos y el uso que le da el organismo.

No obstante, esto no quiere decir que nuestra alimentación debe basarse solo en comida dietetica, para tener una dieta equilibrada, se deben incluir alimentos cargados de proteínas, vitaminas y fitonutrientes, probióticos, prebióticos y ácidos grasos. Un gran número de especialistas recomienda implementar la dieta mediterránea, ya que, está llena de frutas, verduras, lácteos, cereales y grasas esenciales para el organismo.

Aunado a esto, es recomendable ingerir algunos suplementos, que completen la alimentación. En la actualidad podemos encontrar suplementos con una cantidad de nutrientes en específico, por lo que se puede escoger cuáles de ellos se necesitan más para completar la dieta alimenticia. Para encontrar lugares donde comprar estos suplementos, te sugerimos utilizar la plataforma de reviewsbird.es.

Controla el estrés

El ritmo de vida que llevamos y los problemas en general pueden dificultar controlar el estrés. Sin embargo, hay que hacer un esfuerzo por lograrlo; el Dr. Mark Moyad, Director del Centro Médico de University of Michigan destacó: “Si tienes estrés crónico o ansiedad, el cuerpo produce hormonas de estrés que suprimen el sistema inmunológico”.

Además de esto, las personas que padecen de estrés, se les dificulta tener hábitos saludables que lo ayuden a fortalecer su sistema inmunitario, haciendo más cuesta arriba la situación. Aunque si bien es cierto que el estrés no se puede evitar, es fundamental llevar a cabo formas que ayuden a controlarlo.

Duerme lo suficiente

La melatonina es la que se encarga de estimular las nuevas células inmunológicas, pero su proceso se lleva a cabo en la noche. Además, mientras dormimos, no solo se fortalece el sistema inmunológico, también se mueven las células T a los ganglios linfáticos, vasos del sistema inmunitario encargado de filtrar las sustancias nocivas del cuerpo.

Es decir, que cuando la persona no cumple con las horas de sueño reglamentarias (de 7 a 8 horas) hace que su cuerpo sea más propenso a infecciones y dificulta la recuperación cuando sufre de estas. Por tal razón, si no quieres sobrecalentar tu cuerpo y fortalecer tu sistema inmunitario, esfuérzate por desarrollar buenos hábitos de sueño.

Actividad física

Hacer ejercicio regularmente es la primera línea de defensa para proteger y fortalecer el sistema inmunitario. El cuerpo está hecho para moverse y al privarlo de actividad física se va deteriorando. El ejercicio provoca que los anticuerpos y los glóbulos blancos circulen rápidamente, detectando y contrarrestando los virus.

Otros estudios han revelado que el simple hecho de subir la temperatura del cuerpo haciendo ejercicio, ayuda a eliminar los gérmenes y bacterias del organismo. Se recomienda realizar ejercicio un par de veces por semana, destacando los deportes al aire libre y efectuar ejercicios que involucren resistencia, fuerza, equilibrio y flexibilidad.

Otros consejos

  1. Mantenerte hidratado: tener el cuerpo bien hidratado, fortalece la capacidad del sistema para eliminar bacterias y toxinas que generan infecciones.
  2. No fumar: no solo debilita el sistema inmunológico, sino que está asociado por generar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y neurológicas.
  3. Tome vitamina D y Zinc: los estudios han comprobado que tomar vitamina D y Zinc reduce el riesgo a sufrir infecciones respiratorias.
  4. Beba alcohol con moderación: el alto consumo de alcohol contribuye al daño de los órganos, su ingesta bloquea las vías inmunes esenciales y disminuye la defensa contra infecciones.

Conclusión

Fortalecer y cuidar nuestro sistema inmunitario es un proceso diario, que conlleva compromiso y determinación. Aunque la clave está en los pequeños detalles, la decisión de mantener o no saludable nuestro sistema, puede costarnos la vida. Por lo tanto, cuida tu cuerpo y dale el valor que merece.