martes, 22 junio 2021 22:00

Absuelto un acusado de abusar sexualmente de la hija menor de su pareja por falta de pruebas

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha absuelto a un acusado de abusar sexualmente de la hija menor de edad de su pareja por falta de elementos periféricos que doten de “credibilidad” la declaración de la niña.

Según recoge la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación, el tribunal ha considerado probado que en septiembre de 2019 el acusado convivía con su pareja y la hija de esta, a la que cuidaba cuando la primera trabajaba. En ese mes, ha apuntado que la madre de la niña apreció “diversos cambios en el comportamiento de la menor” que la llevaron a abandonar el domicilio que compartía con el acusado, con el que mantuvo la relación durante meses.

No obstante, ha concluido que “no se consideran probados los restantes hechos que integran el contenido de la denuncia”, ya que no se observa “ninguna evidencia física” de los mismos. Así, ha afirmado que “aunque el relato de la menor es reiterado”, su narración “carece de cualquier elemento periférico que lo dote de credibilidad”.

En este sentido, la sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense ha señalado que se carece de una “evidencia física” de que el acusado realizase los tocamientos descritos por la menor en su declaración, pero existe “un elemento de controversia como son las declaraciones testificales de quienes dicen acompañar cada día al acusado en el horario en el que la menor expone que sucedieron los hechos”.

De este modo, ha destacado que el relato de la niña, que es “breve” y aporta “pocos” detalles, “no permite alcanzar plena convicción, al existir elementos de controversia, y admitir la posibilidad de una realidad distinta”. Por ello, los jueces han concluido que “no puede estimarse la declaración de la víctima como prueba suficiente de cargo”.

PETICIÓN DE PENAS

Tras el juicio, celebrado el pasado mes de abril, el Ministerio Fiscal y la acusación particular elevaron sus conclusiones a definitivas y pidieron una pena de tres años y medio de prisión para el procesado por un delito de abuso sexual a menor de 16 años.

También solicitaron para el mismo siete años de libertad vigilada tras el cumplimiento de la pena y la prohibición de acercarse a la niña o de comunicarse con ella durante cinco años, así como que la indemnizase en 1.000 euros. Mientras, la defensa había pedido la absolución del acusado.