lunes, 14 junio 2021 22:28

De 11.000 contratos de sanitarios renovados a 3.000 echados por Whatsapp: las diferencias entre Madrid y Valencia

Las comparaciones en políticas sociales y de recursos públicos de los gobiernos autonómicos de izquierdas y los de derechas siempre están a la orden del día . El mantra es siempre el mismo: los primeros favorecen estas políticas e insuflan más recursos que los segundos. Sin embargo, como en tantas ocasiones, los hechos dicen lo contrario, como ha apuntado en un tweet Toni Cantó esta mañana. Las comparaciones son siempre odiosas -o no- pero es una realidad: la Comunidad de Madrid, con gobierno de derechas, acaba de renovar más de 11.000 contratos de sanitarios. En cambio, la Comunidad Valenciana, de izquierda, no sólo ha echado a más de 3.000 profesionales de la sanidad sino que lo ha hecho a través de mensajes de Whatsapp y SMS.

Ayuso frente a Puig

La presidenta en funciones de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este jueves la renovación de más de 11.000 contratos realizados por la Conserjería de Sanidad para combatir la pandemia. “Así seguimos reforzando las plantillas en los hospitales, centros de salud y Summa 112”, adelantaba Ayuso en su cuenta de Twitter.

Recordemos que esos contratos, efectuados en plena crisis sanitaria concluían el próximo 30 de junio. Pero a pesar de que la pandemia va remitiendo y los hospitales recuperando la normalidad, la Consejería de Sanidad madrileña ha decidido ampliarlos hasta al menos el 31 de diciembre. Así lo han realizado la Dirección General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de la Consejería de Sanidad a través del Plan Funcional de Recursos Humanos 2021.

Sanitarios de todas las categorías

Según ha informado el Gobierno regional, las contrataciones se han efectuado en todas las categorías, tanto sanitarias como no sanitarias. Se ha autorizado la contratación de 1.102 facultativos de diferentes especialidades médicas. En cuanto al área de cuidados, son 4.722 las enfermeras renovadas y 3.309 técnicos de cuidados auxiliares de enfermería TCAE.

El resto lo copan otras disciplinas como fisioterapeutas, técnicos de laboratorio de diagnóstico clínico, radiodiagnóstico o higiene bucodental, auxiliares de farmacia y personal de servicios (no sanitario). Por ejemplo, se han contratado 588 celadores, el grupo más numeroso en estos servicios, seguida de los auxiliares administrativos, con 411 y personal de limpieza, con 116. El resto se completan con cocineros, pinches y trabajadores sociales.

Los nombramientos que no se puedan cubrir podrán ser ocupados por contratos de personal MIR que haya finalizado en mayo de 2021 su residencia. De esta manera cubrirán las necesidades de los centros y servicios, generados sobre todo por la pandemia del coronavirus.

Ana Barceló sanitarios

En cambio Valencia despide

Por su parte, las direcciones de los hospitales y de centro de salud de la Comunidad Valenciana empezaron a finales de mayo a enviar notificaciones por SMS o Whatsapp para agradecerles el trabajo realizado pero comunicarles que no cuentan más con ellos. En total son 3.289 los sanitarios que fueron contratados para hacer frente al aumento brutal de carga de trabajo debido a la pandemia.

Sin embargo, la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana aseguran que “no se ha comunicado nada a nadie hasta el momento” y que todavía “se están cerrando los contratos con Hacienda”, en declaraciones a ABC. Pero a este diario le consta que no es así, por la comunicación recibida de varios sanitarios en distintos departamentos de salud.

También los sindicatos han protestado por el recorte del gobierno valenciano, cuando la consejería que dirige Ana Barceló se comprometió a crear más plazas.

Pero se renueva a otros sanitarios

Afortunadamente esos más de 3.000 sanitarios no fueron los únicos contratados, aunque mientras la Comunidad de Madrid renueva a todos, la Generalitat valenciana lo hace con 6.020 profesionales de los 9.309 firmados inicialmente. Les renuevan entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de este año. El problema es que muchos sanitarios aún no saben si están en un grupo o el otro, desconociendo su futuro inmediato.

Por otro lado, al margen de los despidos en si, desde el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COEV), piden a Sanidad que elimine el “ofensivo método que están utilizando las direcciones de algunos hospitales y centros de salud para comunicar la finalización de los contratos de refuerzo”. Han apuntado que en algunos casos ni siquiera se avisa al que no seguirá y si al que renueva.