lunes, 14 junio 2021 18:52

El Gobierno, “relativamente satisfecho” de su diplomacia discreta con Marruecos

El Gobierno está “relativamente satisfecho” con los resultados que está dando la diplomacia discreta adoptada para resolver la crisis con Marruecos, según han señalado este viernes fuentes diplomáticas, que sin embargo señalan que no habría habido ningún contacto entre los ministros de Exteriores de los dos países.

Desde el estallido de la crisis con Marruecos, inicialmente por la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por motivos humanitarios y que Rabat ha reconocido posteriormente que está relacionada con el Sáhara Occidental, el Gobierno ha venido amparándose en la discreción en sus contactos para resolverla, sin entrar en detalles sobre con quién se estaba hablando.

“Estamos relativamente satisfechos y por eso vamos a seguir manteniendo esta línea”, han aseverado fuentes diplomáticas, que sin embargo han reconocido no tener constancia de que la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, haya hablado con su homólogo marroquí, Nasser Bourita, en las últimas semanas.

El deseo es “normalizar” la relación cuanto antes partiendo eso sí de la premisa de que “la posición de España respecto al Sáhara no ha cambiado ni va a cambiar”, han señalado las fuentes. Esto es lo que desearía Marruecos, que quiere que se sigan los pasos de Estados Unidos que, con Donald Trump al frente, el pasado diciembre reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara.

El Gobierno, han insistido las fuentes, ha mantenido la coherencia desde el inicio de la crisis con el país vecino, incidiendo en que su resolución requiere de las dos partes y recordando a Rabat que los dos países tienen una “relación estratégica” en numerosos ámbitos y que España es clave en su relación con la UE.

En este sentido, ante el malestar expresado por Rabat a la resolución aprobada por la Eurocámara, las fuentes han recordado que esta institución tiene la potestad de aprobar los textos que considere oportunos.

Asimismo, han descartado la acusación por parte del Gobierno marroquí de que España está buscando “europeizar” la crisis, insistiendo en que Ceuta es territorio español y por tanto comunitario y dado que España es miembro de la UE prácticamente todas las cuestiones que tenga con países vecinos también tienen carácter europeo.

Por último, en cuanto a la posibilidad de abandonar la excepcionalidad prevista para Ceuta y Melilla dentro del espacio Schengen, planteada la víspera por el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, durante una visita a la primera, las fuentes han aclarado que esta es “una opción entre varias” que el Gobierno está barajando.

“No hay una decisión tomada”, han recalcado las fuentes, considerando por tanto prematuro evaluar los efectos que de aplicarse pueda tener. En virtud de esa excepcionalidad, los residentes en las provincias marroquíes de Nador y Tetúan no necesitan visado para entrar en las dos ciudades autónomas, cosa que sí sucede para el resto de marroquíes o para aquellos que viajen al resto del territorio español.