sábado, 31 julio 2021 18:07

Unidas Podemos activa sus mesas autonómicas para acercar a Ione Belarra con Alberto Garzón

El previsible triunfo de Ione Belarra en Vistalegre IV será el preámbulo de la reconfiguración de Unidas Podemos, que contará con un nuevo partido ‘hermano’ de tinte ecologista que liderará Juantxo López de Uralde. 

Esta hoja de ruta, diseñada por Pablo Iglesias y Enrique de Santiago (secretario general del PCE), contempla la fusión fría de Podemos e Izquierda Unida con la intención de que Unidas Podemos no sea una simple coalición electoral y pase a convertirse en una federación de partidos que tenga órganos de decisión en los que estén representadas las distintas fuerzas que lo componen. 

Podemos desea la vertebración territorial que puede ofrecer Izquierda Unida, y los ‘comuns’ en Cataluña, con el ánimo de dar por amortizados los años en los que las guerras civiles a nivel interno paralizaban la acción política de sus baronías territoriales. 

MESA CONFEDERAL DE UNIDAS PODEMOS

La coalición asegura que “en poco más de 5 años, Unidas Podemos se ha constituido como una herramienta política fundamental para convertir en políticas públicas las transformaciones que nuestro país necesita y en una fuerza de gobierno capaz de impulsar cambios que durante décadas parecían imposibles”.

“Para recorrer este camino Unidas Podemos es mucho mas que un simple espacio electoral. Es a la vez un espacio político de trabajo conjunto de diferentes organizaciones y trayectorias militantes, un proyecto de unidad de fuerzas politicas, personas y colectivos sociales a nivel estatal, autonómico y municipal, y una herramienta militante para la construcción de poder popular“, añaden. 
 
Unidas Podemos, según sus propios integrantes, “también es desde su inicio, por la agenda de Gobierno y el proyecto de país que defendemos -feminista, verde, plurinacional, con justicia social- el blanco de una brutal ofensiva por parte de los poderes económicos, mediáticos y del Estado profundo. Una ofensiva que tiene como objetivo paralizar nuestra agenda política y que emplea para ello todos los mecanismos a su alcance, legales e ilegales, traspasando sin pudor las fronteras de la crítica política para desplegar agresivas campañas de destrucción personal de los dirigentes políticos que ocupan la primera línea de representación de nuestro espacio político“. 
 
Es por ello que reconocen que necesitan “afrontar un fortalecimiento del espacio político a nivel estatal y en cada territorio. Nuestra fortaleza organizativa y política es la condición de posibilidad para seguir impulsando las transformaciones que este país necesita, desde las instituciones y desde la sociedad civil organizada. Avanzar en la vertebración de nuestro espacio político nos hará ser más fuertes ante los intensos ataques que seguiremos recibiendo, y servirá también para ser cada día más efectivos en la defensa y consecución de la agenda política que defendemos”. 
 
Y dicen estar “comprometidos con reforzar la hoja de ruta común que debe fortalecernos ante el próximo ciclo electoral municipal y autonómico, hoja de ruta que debe surgir desde nuestros espacios de base, multiplicando los mecanismos de coordinación y participación conjunta en cada territorio”. 
 
“A nivel estatal esto se traducirá en el fortalecimiento de la Mesa Confederal como espacio de coordinación política y definición de nuestra agenda de trabajo como espacio político, en coherencia con una dinámica que se ha ido asentando en los últimos meses”, avanzan. 
 
Aunque la gran novedad es que a nivel autonómico y municipal anuncian que van a intentar reproducir la dinámica de trabajo conjunto “estableciendo Mesas Territoriales, autonómicas y municipales, que se reúnan periódicamente (semanalmente o cada quince días) para coordinar el trabajo político del espacio a nivel social e institucional. Las Mesas Territoriales deben servir además para poner en común iniciativas y para la solución de conflictos”. 
 
La Mesa Confederal, explican, “incorporará también a sus tareas el seguimiento del trabajo conjunto de Unidas Podemos en cada territorio, transmitirá a las Mesas Territoriales los acuerdos alcanzados e impulsará debates e iniciativas a ser consideradas por las Mesas Territoriales. La Mesa Confederal será también, en su caso, un apoyo a la resolución de conflictos en los territorios”. 

GARZÓN, LA GRAN RESISTENCIA AL PROYECTO

El PCE aprobó hace unos meses un documento político que anunciaba que tenían intención “dar por superada” a Izquierda Unida y este hecho se interpretó como una intención de Enrique Santiago de intentar pactar con Podemos ‘de tú a tú’. 
 
En el interior del partido se barajó la posibilidad de que el PCE presentase una candidatura rival a la de Alberto Garzón en las primarias de IU. Pero el ministro de Consumo, tras garantizarse que IU se mantedrá con un estatus muy parecido al actual (y tan solo renunciará a presentarse en solitario en autonomías y municipios), pactó con Santiago y dio luz verde a las Mesas Territoriales que tanto inquietan en algunos territorios.