domingo, 1 agosto 2021 15:05

IU rechaza que España acoja la próxima cumbre de la OTAN y Podemos tampoco lo celebra

el corte ingles

La portavoz de la dirección federal de IU, Sira Rego, ha mostrado el “firme rechazo” de su formación a que España acoja la cumbre de la OTAN de 2022 que anunciaron ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, al término del encuentro internacional que tuvo lugar en Bruselas.

Por su parte, el diputado de En Comú Podem y secretario primero de la Mesa del Congreso, Gerardo Pisarello, ha señalado este martes en rueda de prensa que su organización considera que la OTAN “no es el tipo de institución de defensa” que se debería tener y, por lo tanto, “no es una medida que celebren”.

Al respecto y en un comunicado, Rego ha señalado que la Alianza Atlántica es “claramente un instrumento de guerra” y ha apuntado que “existen prioridades inaplazables más relevantes que ejercer de país anfitrión de un cónclave de esta naturaleza”.

“Esto es así, mucho más cuando 2022 debería ser el año en que se pase página a la grave crisis sanitaria y social provocada por la pandemia, y en el que se consolide la recuperación económica ya iniciada a partir de la batería de medidas que el Gobierno de coalición ha desplegado en los últimos meses, en especial el ‘escudo social’ impulsado muy especialmente desde la vertiente de Unidas Podemos”, ha añadido la portavoz de IU.

De esta forma, ha subrayado que España “debe cumplir con sus compromisos internacionales, pero creen que hay un tiempo para cada cosa y ni ahora ni el año próximo la primacía de los intereses diplomáticos del país es coincidente con la de los Estados que sí ostentan de verdad el control práctico de la OTAN”.

Rego ha señalado, además, que “cuando se van a cumplir 40 años del ingreso en la OTAN, tras un referéndum que dejó las cosas claras sobre el papel que cada fuerza política quería tener en la construcción de este país, y mientras se mantiene el uso de bases como las de Rota y Morón por parte de ejércitos ajenos, el balance apunta a que todo ello difícilmente ha contribuido a lograr un mundo más justo, más seguro y menos militarizado, tres de los objetivos que llevan ‘vendiéndonos’ sus promotores a lo largo de estas misma cuatro décadas”.

“Nuestra organización seguirá donde siempre lo ha hecho, al lado de las movilizaciones pacíficas y reivindicativas que a buen seguro demandará la sociedad civil sobre esta cuestión en los próximos meses. Continuaremos nuestro camino y dando todos los pasos que sean necesarios, pero preferimos hacerlo en la calle y no en pasillos bien preparados de antemano, y mucho mejor si es junto a las mismas asociaciones, plataformas, marchas y grupos con los que llevamos miles de kilómetros compartidos en los últimos 40 años”, ha zanjado.