jueves, 29 julio 2021 01:30

Casado defiende un plan de choque para Cataluña que englobe una nueva financiación y reforma fiscal

El líder del PP, Pablo Casado, ha defendido este jueves un plan de choque para Cataluña que englobe una nueva financiación y una reforma fiscal “específica” para esta autonomía, al tiempo que ha apoyado ampliar el Aeropuerto de El Prat, abrir el museo Hermitage proyectado en la Nueva Bocana del Puerto de Barcelona y “no demonizar el turismo”.

Así se ha pronunciado en su intervención en la ponencia sobre ‘Los retos de la economía española’ en la XXXVI Reunión Anual del Círculo de Economía, que se celebra en el Hotel W de Barcelona, en el que ha estado acompañado por el presidente del PPC, Alejandro Fernández, y el secretario general del PP de Cataluña, Santi Rodríguez.

“El PP apoya la ampliación del Aeropuerto de Barcelona, y pido un esfuerzo a las administraciones para quitar cualquier barrera para esta infraestructura vital, que dinamizará el turismo, el sector productivo, económico e industrial”, ha sostenido Casado, que ha enmarcado estas propuestas en un plan de choque para Cataluña que englobe también una reforma del modelo de financiación y en materia de fiscalidad.

CONCLUIR EL CORREDOR MEDITERRÁNEO

En materia de infraestructuras, el líder del PP ha pedido concluir el Corredor Mediterráneo y en paralelo intensificar los corredores ferroviarios de mercancías, y mejorar el acceso al puerto de Barcelona y cumplir con los compromisos presupuestarios de Rodalies.

Sobre turismo y cultura, Casado ha recalcado que apoyan la instalación del Hermitage en Barcelona porque “cuando viene un gran museo internacional, vienen otros”, y ha puesto como ejemplo lo ocurrido en Málaga. Tras señalar que en Cataluña hay “museos maravillosos”, ha confesado que Antoni Tapiès es su “pintor favorito”.

“Esta infraestructura museística, acompañado por la intensificación del turismo y su no demonización puede hacer que Cataluña siga desplegando su potencial”, ha defendido, tras asegurar que quieren que la capital catalana sea el ‘Sillicon Valley’ del sur de Europa.

UN PLAN DE CHOQUE PARA SALIR DE LA “PARÁLISIS”

Todo ello, según Casado, debe acompañarse de un plan de choque económico que permita a Cataluña salir “de una dinámica que duran demasiados años de parálisis, enfrentamiento y pérdida de competitividad”. Según ha precisado, lo que propone no es algo nuevo porque algunas de estas propuestas las desgranó en campaña electoral y en su más de veintena de visitas a esta comunidad autónoma.

Casado ha planteado un nuevo modelo de financiación autonómica, y una reforma fiscal “específica” para Cataluña que conlleve la supresión de los 15 tributos propios de esta autonomía y la rebaja de los marginales del IRPF “que generan un diferencial con Madrid y Andalucía de más de tres puntos”.

Además, ha indicado que quieren actuar sobre el impuesto de patrimonio porque “hay empresas que quieren venir aquí y no quieren pagar un 2,5% de patrimonio, dado que sus ganancias y ahorros los han hecho en otros países”.

MODELO TERRITORIAL

Queremos garantizar la seguridad jurídica así como un marco legal que atraiga inversiones, garantice convivencia y el cumplimiento de la ley“, ha destacado el jefe de la oposición, que ha confesado que ha querido hacer este discurso sin “papel y sin filtros”.

Según Pablo Casado, el PP es el partido “que más defiende la España de las autonomías frente a los que quieren suprimir las diputaciones, autonomías y cambiar el Estado autonómico por uno confederal”.

A su juicio, tras las consecuencias de la pandemia, los fondos europeos son una oportunidad para abordar aspectos que propusieron en un plan de choque para la recuperación, que incluye proyectos tractores y estructurales para cambiar estructuralmente la economía española como la bajada de impuestos; la mochila austríaca, y un plan de avales públicos para vivienda, sobre todo para familias y jóvenes.

DICE QUE QUIERE QUE VUELVAN LAS EMPRESAS A CATALUÑA

Casado ha afirmado que una “alternativa para el futuro de Cataluña” que pasa por ocuparse de “los problemas reales” de los catalanes. A su entender, “solo trabajando juntos” y en “una misma dirección” podrán resolver “aquellas cuestiones que afectan de verdad en el día a día de los catalanes”.

“Jamás haré nada contra Cataluña porque yo quiero a Cataluña y porque quiero a Cataluña quiero que recupere la prosperidad y quiero que las empresas vuelvan todas, estén dónde estén y que no haya más confrontación en la calle, pero no haciendo cesiones que van a traer más frustración en el futuro”, ha señalado, en alusión a los indultos a los líderes del ‘procés’

La Reunión del Círculo de Economía (RCE) se celebra hasta este viernes en Barcelona y está patrocinada por CaixaBank, Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) y KPMG, con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona.