sábado, 31 julio 2021 11:02

La Coca-Cola es mala, pero KFC no: la hipocresía de Ronaldo con las marcas

Un gesto aparentemente tan inocente y cotidiano como rechazar una bebida, se ha convertido en trending topic, objeto de polémica e incluso motivo de fuertes pérdidas económicas. Todo tuvo lugar antes de la rueda de prensa previa al partido contra Hungría con el que se estrenaba la selección portuguesa en la Eurocopa, cuando el capitán del equipo apartó dos botellas de Coca-Cola que se encontraban sobre la mesa, a la que se iban a sentar él y el entrenador luso Fernando Santos. Con rostro serio, se sentaba ante los micrófonos y exclamaba “¡Bebed agua!”, a la par que mostraba la botella que llevaba consigo.

La Eurocopa es una de los eventos anuales más lucrativos para las marcas, que aprovechan los eventos deportivos del verano, para publicitarse. Una cita doblemente esperada con la que muchos patrocinadores esperan recuperar algunas de las pérdidas provocadas por la pandemia. Sin embargo, al futbolista portugués poco le importan estos acuerdos entre organizadores y marcas, y no ha tenido reparo en mostrar su total desprecio hacia uno de los sponsor más importantes de la Eurocopa, precisamente Coca-cola.

No es la primera vez que Ronaldo rechaza abiertamente este refresco. Lo vimos ya en 2017 cuando acudió a declarar ante la justicia para rendir cuentas tras algunas acusaciones de fraude fiscal. A pesar de la tensión del momento el deportista se mostraba lo suficientemente confiado y relajado como para criticar a dicha marca. Como se había olvidado su propia botella de agua, alguien le ofreció una de Coca-Cola a lo que respondió con un tajante: “Yo no bebo eso”. Y después le pidió un sorbo de agua a uno de los miembros del tribunal.

EL DOBLE RASERO DE CRISTIANO RONALDO

Con estas actitudes podría decirse que el deportista trata de promover unos hábitos saludables, pero sus seguidores no han podido dejar de remarcar la hipocresía del deportista y su doble rasero con otras marcas. Crisitano Ronaldo es actualmente y desde 2013 el embajador de la marca Herbalife, cuyos famosos batidos han sido analizados y calificados por muchos expertos como nada saludables. Por no hablar del modelo de negocio de dudosa ética de la compañía. El futbolista, celebrity e influencer, está patrocinado también por otras marcas. La principal en la actualidad es Nike, con quien ha firmado un contrato por diez años que vencerá en 2016, y con la que cobra más de 16 millones al año. También ha sido la imagen de la cadena KFC, lo cual ha hecho dudar a sus seguidores de que su compromiso con la alimentación saludable sea genuino.

Apartar dos botellas de Coca-cola ha generado además un efecto mariposa, tal es la influencia del futbolista, y la repercusión de sus palabras. Aunque la compañía no ha publicado ningún comunicado, las palabras de Cristiano Ronaldo afectaron a la marca en Wall Street, que pasó de tener un valor bursátil 242.144 millones de dólares a 238.910 en cuestión de horas. Unas pérdidas de 3.967 millones de dólares por un breve gesto de 20 segundos. Algunos expertos rechazan otorgarle tal poder al deportista y apuntan a que estas caídas se pueden producir varias veces al año y que puede haberse tratado de una simple casualidad.