viernes, 6 agosto 2021 05:05

Casado se aleja de Cascos, que sopesa lanzar un nuevo partido tras darse de baja en Foro Asturias

Francisco Álvarez-Cascos escogió el municipio de Luarca para presentar en 2011 su proyecto Foro Asturias, que nacía del enfado del exvicepresidente del Gobierno ante Mariano Rajoy por no permitirle liderar al PP en el Principado en las autonómicas de aquel año.

Mucho ha llovido en una década en la que Cascos ha roto con la actual cúpula de Foro Asturias, que le acusa de apropiación indebida mientras la ex mano derecha de José María Aznar denuncia los pactos entre el partido que fundó y el PSOE regional.

DEMOLICIÓN

Cascos asegura que se ha dado de baja de un partido “en el que sus dirigentes protagonizan el episodio insólito de demolición ética, ideológica, estratégica, táctica y organizativa del proyecto político singular de Foro que gestamos hace diez años”.

El exdirigente del PP cree que la actual presidenta de Foro Asturias, Carmen Moriyón, ha entregado el partido a los socialistas con asuntos como la oficialidad del bable. Pero es cierto que con estas críticas no esquiva las que ha recibido él por su supuesta falta de ética.

SUPUESTA FALTA DE ÉTICA

La Fiscalía ha solicitado dos años de cárcel para Cascos por un presunto delito continuado de apropiación indebida al cargar a Foro Asturias gastos personales por importe de 5.500 euros cuando lideró la formación.

Entre 2011 y 2017, Cascos habría derivado gastos suyos como zapatos, una habitación de hotel para su suegro, comida para su domicilio, videojuegos, billetes de AVE, entradas para eventos deportivos o desplazamientos privados.

EL PP SE ALEJA DE CASCOS

Pablo Casado intentó apostar en 2018 por restaurar la imagen de la ‘vieja guardia’ aznarista. Pero las cinco derrotas del PP en 2019 invitaron al palentino a cambiar de idea, reconciliarse con el ‘marianismo’ y buscar el centro.

Este hecho dejó en fuera de juego a Cascos, que había expresado sus simpatías por Casado y ahora, consciente de que Teodoro García Egea quiere mantener cierta distancia con él, sopesa lanzar un nuevo partido que compita en las autonómicas de 2023.

Es evidente que este dirigente, que ha protagonizado innumerables broncas en política, tiene interés por limpiar su imagen de la mano de un nuevo proyecto con el que, además, buscaría rematar a Foro Asturias.

FORO EN DECLIVE

Álvarez-Cascos se convirtió en presidente de Asturias en 2011, pero perdió el poder al año siguiente tras haber forzado la repetición electoral para intentar sortear su falta de apoyos parlamentarios. El exvicepresidente se alejó en 2015 de la primera línea política, aunque intentó tutelar Foro Asturias de la mano de la hoy parlamentaria de Vox Cristina Coto, que denunció las injrencias del fundador.

Lo mismo hizo la exalcadesa de Gijón Carmen Moriyón, que asumió el liderazgo del partido en 2019 y renunció al acta de parlamentaria tras no haber podido evitar la caída de Foro Asturias, que pasó de tres a dos representantes en el Parlamentario astur.

GUERRA CIVIL

Los dos únicos parlamentarios de Foro Asturias viven una particular guerra civil que ha incluido intercambio de denuncias. Y es que uno es del sector oficialista (Carmen Moriyón) y otro es afín a Cascos, que vio con simpatía como el partido mantiene el pacto con el PP a nivel estatal.

Eso sí, el ‘casquismo’ ha sido muy crítico respecto a la oficialidad del bable y Moriyón niega cualquier “cambio en la postura de Foro frente a la oficialidad, que es la misma que hemos mantenido siempre, y que llevábamos una vez más en el programa que presentamos a las últimas elecciones autonómicas”.

“El proyecto de Foro sigue siendo el de ofrecer una alternativa para Asturias; sin personalismos ni prejuicios, sino con la vocación de servir, de la mejor manera posible, a una región que necesita soluciones, y no más problemas”, aseguró.

Este asunto se incluyó en la pugna entre Moriyón y Cascos, que renunció a seguir en la ejecutiva de Foro tras escribirle una carta abierta que decía que “el motivo de fondo para tomar esta decisión es el quebranto de la confianza que deposité en el proyecto político encabezado por ti, causado por las actividades, declaraciones e iniciativas que se vienen sucediendo desde la campaña electoral del pasado mes de mayo”.

Cascos aseguró que Foro Asturias “nació como una alternativa al PSOE, no como su muleta”. Y el sector oficialista le replicaba: “Su decisión responde a que se le ha quitado el sueldo y otros muchos gastos, como el chófer y el coche que tenía, porque el partido no podía permitírselo. Es una cuestión exclusivamente económica”. Habrá que esperar a ver qué dice la justicia.