sábado, 31 julio 2021 19:58

Kiko Amat, Andreu Martín y Claudia Piñeiro, los premiados en el festival VLC Negra 2021

Kiko Amat con ‘Revancha’ (Anagrama), Andreu Martín con ‘Ara direu que estic boig’ (Alrevés) y Claudia Piñeiro con ‘Catedrales’ (Alfaguara) son los ganadores de los premios Mejor Novela, Millor novel.la y Best Novel, respectivamente, de la novena edición del festival VLC Negra.

Así lo han decidido los seguidores del certamen a través de la votación popular que se ha celebrado a través de la web durante el último mes, ha indicado la organización en un comunicado.

Revancha’, de Kiko Amat, es una historia que bucea en las vidas de algunos de los miembros de Lokos, el grupo ultra del Fútbol Club Barcelona. Amador es el número dos de la facción criminal de Lokos, dirigida por el Cid, cuyos miembros, skinheads neonazis, se dedican a pegar palizas, mover droga o extorsionar y atacar a otros grupos de narcotraficantes y de ultras. Alberto y El Cid son amigos desde hace años, pero su relación está deteriorada. Además, Alberto oculta su homosexualidad, que de llegar conocerse daría al traste con su estatus dentro de Lokos e incluso podría poner en riesgo su vida.

El camino de estos dos delincuentes se cruzará con el de un tercero, el antiguo jugador de rugby César Jabalí Beltrán, que ajusticia por encargo a pederastas y conductores que se dan a la fuga después de un atropello. Un secuestro, una redada y un botín desaparecido hacen que la vida de Cesar y la de Amador se entrecrucen.

Kiko Amat (Sant Boi de Llobregat, 1971) es periodista y escritor. De adolescente conoció las calles y el lumpen, etapa de la que conserva amigos que solo le separan un grado de gente realmente peligrosa. Dejó los estudios a los 17 años para ser mod, cleptómano, disquero, cajero en Mc Donald’s, operario en la Seat de Martorell, vigilante de camping, cartero comercial y camarero de un gran hotel. Revancha es su sexta novela, todas publicadas en Anagrama. Tiene un estilo “seco y directo”, es capaz de “mezclar con éxito violencia y humor” y posee, desde sus inicios en la literatura, una voz “única y diferenciada”.

Uno de los padres de la novela negra española, Andreu Martín, vuelve con ‘Ara direu que estic boig’, una historia que presenta a Francesc Ascàs, un joven extravagante, introvertido y diferente, que siente y dice cosas extrañas y vive con las persianas bajadas. Además, está obsesionado con las predicciones de una maga televisiva.

Cuando encuentran muerta a su vecina, todos sospechan del ‘rarito’ de la escalera. Esta circunstancia da pie a Andreu a formular su premisa: los locos siempre dicen que no lo están, de manera que cuando uno dice que no está loco, enseguida pensamos que está como una cabra. A partir de esta premisa, Andreu Martín propone al lector adivinar quién está loco y quién no, quién miente y quién dice la verdad. Personajes rocambolescos y lugares emblemáticos sirven como percha para que esta rueda de la fortuna gire para acercarnos a imprevistos y sucesos de toda clase.

Andreu Martín (Barcelona, 1949) es uno de los padres de la novela negra española, junto a Manuel Vázquez Montalbán y Juan Madrid. Se inició en la Editorial Bruguera como guionista de historietas, que se prolongó en otros sellos y que compaginó con colaboraciones periodísticas y cómic para adultos. Publicó su primera novela negra en 1979 y se consagró un año después con Prótesis, una de sus obras más aclamadas.

Creador del personaje Flanagan, ha compaginado la publicación de novela juvenil y adulta. También ha escrito guiones de teatro, cine y televisión. Ha escrito más de un centenar de novelas, de las cuales la mitad son para público infantil y juvenil y la otra mitad son novelas para adultos.

‘CATEDRALES’

Finalmente, ‘Catedrales’, de Claudia Piñeiro, se inicia con el descubrimiento del cadáver quemado y descuartizado de una adolescente en un terreno baldío en un tranquilo barrio de Buenos Aires. Tras una investigación infructuosa, el caso se cierra sin culpables. La familia de la víctima, herida por este drama, se descompone con el paso del tiempo. Pero su padre, empeñado en conocer la verdad, consigue un hilo del que tirar para sacar la verdad a la luz.

Pero esa verdad, escondida tras las apariencias, no es agradable. En la novela se aborda la crueldad a que pueden llevar la obediencia ciega y el fanatismo religioso, la complicidad de los temerosos e indiferentes y también la soledad y el desvalimiento de quienes se animan a seguir su propio camino ignorando los mandatos heredados.

Claudia Piñeiro (1960, Burzaco, provincia de Buenos Aires) es licenciada en Ciencias Económicas y ejerció la docencia universitaria durante una década, momento en que decidió dejar la Universidad de Buenos Aires para dedicarse a la escritura. Su primera novela, dirigida a público juvenil, fue publicada en 2004, al igual que su primer texto teatral. En 2005 obtuvo el Premio Clarín. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y traducidas a diversos idiomas.

Con una producción que ronda los veinte títulos, Piñeiro ha alternado libros de relatos con literatura juvenil, narrativa, piezas de teatro y novela negra. Tiene en su haber casi una decena de premios literarios, entre ellos el Pepe Carvalho de novela negra en 2018.

“ALTÍSIMO NIVEL”

Una vez conocidos los premiados de la novena edición del festival, el director de VLC Negra, Jordi Llobregat, ha mostrado su satisfacción por haber cerrado un segundo certamen en pandemia: “Esperamos y deseamos que haya sido el último”. Además, ha destacado “el gran nivel de los autores que han acudido a esta cita con la cultura, la respuesta de público a la que estamos acostumbrados y la idoneidad de los lugares que este año han sido sede del festival por vez primera: el CCCC, L’Iber y la Universitat de València”.

En cuanto a los premiados, Llobregat ha subrayado “la calidad de las novelas premiadas, algo que sabíamos que iba a ocurrir puesto que las 15 finalistas están a un altísimo nivel”. “Aunque todos quieren ganar, es habitual escuchar que el mero hecho de estar nominado ya es un premio para los autores, puesto que una de las premisas del festival es dar la máxima visibilidad a las novelas finalistas”, ha enfatizado.

El director de VLC Negra ha felicitado públicamente a Kiko Amat, Andreu Martín y Claudia Piñeiro por sus respectivos premios y ha afirmado que “tienen un valor especial puesto que son los propios lectores quienes deciden, a través de sus votos, las novelas ganadoras”.

Finalmente, ha agradecido “la fidelidad, un año más, del público valenciano, cuya presencia da sentido a este festival, el apoyo de las diferentes entidades privadas y públicas con presencia en el festival y la atención que como siempre nos han dispensado los medios de comunicación, con mención a la corporación pública À Punt, medio oficial del festival”.