sábado, 24 julio 2021 09:08

Vox oculta a Mireia Borrás para que no se marque un Macarena Olona

Vox ha enterrado a quien podría ser un activo importante para el partido. Hablamos de Mireia Borrás, una diputada en el Congreso que el partido de Santiago Abascal ha relegado a un tercer plano pese a que apuntaba maneras. Hay quien en la formación conservadora no se explica por qué Borrás solo sale en alguna que otra tertulia repitiendo como un papagayo lo que dicte la directiva del partido, pero fuentes cercanas al núcleo duro de Abascal señalan que los “aristogatos” han hecho fuerza para enterrar a cualquiera que pueda hacer sombra a los fundadores de Vox, entre los que se encuentra Borrás e incluso la parlamentaria Macarena Olona. 

Vox, al igual que Podemos o Ciudadanos, no dispone aún de unas Nuevas Generaciones como el Partido Popular de donde sacar jóvenes promesas, pero Borrás era vista como una de las parlamentarias con más posibilidades de ayudar al partido. Ya cuando en un importante acto en plena pandemia, Abascal decidió mandarla a Guadalajara para que no le hiciera sombra, las fuentes de Vox dejaron claro que la intención del presidente del partido era clara: no quería que nadie le hiciera sombra. Y así sigue años después.

Borrás ha desaparecido del panorama político. Ella intenta destacar vía Twitter o vía televisiva, pero no es capaz de dar un discurso de esos que se recuerdan como los que acostumbra a dar Olona porque los “aristogatos” no le dejan destacar. Lo único que sí tiene Borrás en un gran aliado en la órbita del partido con mucha mano en las redes sociales que se encarga de dar voz y, sobretodo, de enterrar las malas críticas de la prensa a la joven diputada. Fuera de esto, Borrás tiene un techo de cristal con el que Olona ya se ha estrellado varias veces.

La comparativa con la parlamentaria Macarena Olona viene a cuento porque el futuro de Borrás aspira a imitar al de Olona, o al menos es lo que entienden las fuentes. Mientras que la más joven diputada destacó desde que arrancó la legislatura por varios discursos y por colar algún que otro titular beneficioso para el partido, su referente se convertía en el mejor y mayor activo de Vox ante un Abascal que no soporta que le coman la tostada. Ahora, Olona tiene más presencia en medios, redes y en el Congreso que el propio Abascal (por no hablar de que Iván Espinosa de los Monteros al lado de Macarena se ha convertido en un cero a la izquierda). Sin embargo, Borrás se mantiene en la irrelevancia absoluta porque el partido evita a toda costa darle protagonismo. A pocos le llamaría la atención que acabara como candidata a la alcaldía de Guadalajara. Cuanto más lejos, mejor para Abascal, Espinosa de los Monteros y el concejal del Vox en Madrid Javier Ortega Smith.

No hay más que mirar el cargo “especial” que Abascal le ha dado a Olona para entender que no quieren que forme parte del área más dura de la cúpula de Vox. Borrás es, enmarcado en la importancia que el presidente del partido le da al cambio climático, portavoz de Transición Ecológica-Energía y portavoz de Ciencia e Innovación. 

Borrás lo intenta y se ha rodeado de un núcleo estrecho que tiene mucha presencia en las redes sociales

Lo cierto es que Borrás lo intenta y se ha rodeado de un núcleo estrecho que tiene mucha presencia en las redes sociales, lugar donde todavía reina no sin esfuerzo. No es que tenga el tirón de Olona, pero al menos es una diputada bastante conocida (si se la compara con los demás parlamentarios). Al mismo tiempo, los medios tienen respuesta al escribir o hacerse eco de las palabras de Borrás, por lo que ella al menos lo intenta pese a que Abascal no quiere a nadie en Vox que amenace con hacerle sombra.

Mireia Borras
Mireia Borrás, diputada de Vox. Foto: Archivo.

No es que Borrás se centre en exceso en esa “transición ecológica” de la que es portavoz en el Congreso, pero sí que no pierde oportunidad en redes sociales de darle un capón a Sánchez. Los indultos, el precio de la electricidad o las palabras del líder de ERC, Oriol Junqueras, son suficientes para que Borrás salte, pero su presencia se queda ahí. Por supuesto y como no podría ser de otra manera, desde Vox niegan rotundamente que se esté tapando a Mireia Borrás al igual que niegan que se han planteado mandar a Macarena Olona a Sevilla para que se presente como candidata del partido a las elecciones de Andalucía, pero la realidad que deslizan las fuentes de la formación de extrema derecha es sensiblemente distinta. 

Aún así, hay esperanza. Olona ha roto los esquemas y ahora el partido no se atreve a perder a uno de sus mayores activos. Otro ejemplo de superación (aunque no para bien, necesariamente) es el de Rocío Monasterio, candidata en la Comunidad de Madrid. El caso de Monasterio es también paradigmático porque ha sido capaz de romper ese techo de cristal construido a conciencia por los “aristogatos”.