sábado, 31 julio 2021 13:42

Castilla y León advierte del vertiginoso aumento de casos entre jóvenes

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha advertido del “vertiginoso” aumento de casos entre jóvenes situados en el tramo de edad de 15 y 29 años, una situación que aleja a la Comunidad de avanzar en la desescalada hacia la “nueva normalidad”, pese a lo que la Administración no se plantea modificar su estrategia de vacunación.

Igea ha detallado la situación epidemiológica de la Comunidad en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno después de que las cifras de la pandemia arrojasen este jueves 696 nuevos casos, un incremento importante con respecto a los datos reflejados hace una semana.

El vicepresidente ha achacado esta situación a la finalización del periodo escolar, ya que en el tramo de edad de entre 30 y 39 años la curva está estabilizada y se registra una tendencia “descendente” a partir de los 40 años. Además, este aumento de casos no se ha traducido por el momento en más ingresos hospitalarios.

De este modo, el vicepresidente de la Junta ha recomendado a los jóvenes de la Comunidad que “extremen el cuidado” en el contacto social y eviten situaciones de riesgo como estar sin mascarilla. “No sólo se ponen ellos en riesgo, también a personas no vacunadas o a alguien que tenga un fallo en la inmunización”.

“Nadie está exento de enfermar de gravedad al cien por cien”, ha advertido Igea, quien ha recordado que la Comunidad ha registrado durante la pandemia 13 personas fallecidas por Covid-19 de entre 10 y 30 años, por lo que ha reiterado la importancia de cumplir los periodos de aislamiento.

El vicepresidente ha señalado que esta situación sitúa “un poco más lejos” avanzar en la desescalada y lograr la denominada “nueva normalidad”. “Lo que nos preocupa de momento es mantener el control sanitario, evitar ingresos y que se vuelva a producir un nuevo colapso sanitario, algo que no parece que esté sucediendo”, ha señalado Igea, quien ha defendido la necesidad de tener “una prudencia excepcional”.

Para el vicepresidente el fin de curso ha generado una “tormenta perfecta” al incrementarse el ocio, los contactos y el envío de mensajes de relajación de medidas, todo ello ligado a un sector de edad que se siente “más inmune” y que está “agotado”.

Ante esta situación Igea ha advertido de que posiblemente se duplique el número de contagios en próximas semanas entre jóvenes, algo sobre lo que ha pedido “prudencia” pese a que “le produce un grado de preocupación bajo”.

En cuanto a la vacunación, el vicepresidente ha asegurado que la Junta no se plantea cambiar su estrategia para avanzar en grupos más jóvenes dada la alta incidencia de la enfermedad. Para Igea lo “lógico” es inmunizar a los grupos con un mayor riesgo de enfermar de forma grave, es decir, mayores de 40, para ir descendiendo posteriormente a segmentos de población más joven.

“Proteger a quien tiene más riesgo sobre su vida, esa es nuestra obligación moral, en el caso de no haber dosis suficientes se aplicarán a quien más riesgo tiene”, ha explicado.

Como ha defendido Francisco Igea el problema principal sigue siendo la falta de vacunas y la necesidad de garantizar segundas dosis ante la presencia de la variante Delta, todo ello con una previsión de 50.000 dosis menos semanales de Pfizer durante el mes de julio.

“Hay que recordar que en la pandemia todos cuidamos de todos, a veces uno piensa: ‘soy joven y no me va a pasar nada’ y, desgraciadamente, eso ha llevado a grandes desastres en algunas familias”, ha defendido Igea, quien ha pedido “responsabilidad” a los jóvenes. “Nadie vive para siempre”, ha zanjado.

Por otra parte, en cuanto a los cribados masivos Igea ha señalado que de momento sólo está previsto hacer uno en León, al tiempo que ha avanzado que Castilla y León está pendiente de las decisiones que se adopten en el Comité de Alertas sobre el ocio nocturno.