sábado, 31 julio 2021 08:18

Unidas Podemos rompe su tregua con el PSOE a cuenta de la cumbre de la OTAN en España

La decisión de Pablo Iglesias de abandonar la política parecía haber pacificado la relación entre el PSOE y Unidas Podemos. Y es que el talante conciliador de Yolanda Díaz, y el interés socialista en volver a girar a la izquierda tras la debacle de Ciudadanos, tenía visos de haber relajado el ambiente en el Consejo de Ministros.

El calculado silencio de Díaz ante la crisis en Ceuta fue un gesto visible de la nueva etapa ‘happy’ de Unidas Podemos, que ha dejado de fruncir el ceño y apuesta por una comunicación más relajada (y por una relación más sosegada con los medios).

LA OTAN, PUNTO DE DISCORDIA

La decisión de Pedro Sánchez de que España acoge la cumbre de la OTAN en 2022 ha puesto en un brete a una coalición ‘antiantlantista’ como Unidas Podemos, que ha roto su silencio contra el PSOE a través del PCE.

Sobre la última cumbre, que acaba de celebrarse en Bruselas, el Partido Comunista asegura que la Alianza Atlántica favorece a los intereses de los Estados Unidos “en su empeño por aminorar y retrasar la conversión de la República Popular China en la primera gran superpotencia y evitar que junto a la Federación Rusa, Eurasia se convierta en el continente hegemónico a mediados de este siglo”.

“Y en ese empeño, los estados europeos miembros de la Alianza se vuelven a convertir en meros peones de la administración norteamericana cuando deberían ser los más interesados en construir en el espacio euroasiático una región de seguridad mutua basada en la cooperación, la desmilitarización de la seguridad y la prohibición y destrucción ecológica del arsenal de armas de destrucción masiva”, aseguran.

La cumbre de Bruselas, según la formación que integra Unidas Podemos, “ahonda en las conclusiones de la cumbre de Cardiff de 2014 al convertir a Rusia en un objetivo militar contraviniendo todos los compromisos que en su momento la OTAN adquirió con la extinta Unión Soviética”.

Y es que al disolverse el Pacto de Varsovia en 1991, el entonces presidente de la URSS Mijaíl Gorbachov recibió garantías de la administración norteamericana de que la OTAN no se desplegaría en los antiguos países del este, exmiembros del Pacto de Varsovia.

El PCE dice que “la cumbre de Madrid certificará el inicio de una Nueva Guerra Fría, todo lo contrario de lo que los europeos necesitamos en el contexto euroasiático. La OTAN, además de ser un obstáculo para la Paz, contribuye a un mundo más militarizado”.

LOS COMUNISTAS ESPAÑOLES SIGUEN DEFENDIENDO LA SALIDA DE ESPAÑA DE LA OTAN

El PCE ha vuelto a defender la salida de España de la OTAN “por ser una maquinaria de guerra al servicio de los grandes capitalistas de EEUU y la Unión Europea para someter a otros pueblos y por situar a nuestro país y a nuestro pueblo en una situación peligrosa contraria a los intereses de la mayoría. Además, denunciamos el incumplimiento sistemático de las condiciones de permanencia aceptadas por el pueblo español en referéndum, lo que supone un fraude y una burla a la democracia”.

Denuncian que “la estrategia de la OTAN es la confrontación por todos los medios con China y con Rusia. Un peligro para la paz y la estabilidad. Por ahora esta confrontación pasa por la guerra comercial, económica y mediática, por eso es muy preocupante que Biden continúe con la exigencia de que los países de la UE gasten más en armamento, siguiendo la senda iniciada por Obama y seguida por Trump, lo que no puede entenderse más que como una escalada armamentística“.

Y por eso aseguran que “España debe apartarse de esa vía agresiva y criminal, que tanto dolor, muerte y sufrimiento ha causado ya en la antigua Yugoslavia y en Oriente Medio, con la destrucción de países: Irak, Afganistán, Libia, Siria o Yemen. Esa vía que trae como consecuencia los actos terroristas de venganza que siempre, siempre, hasta ahora solo ha sufrido el pueblo, la gente común, que pasea por las calles o que sube a los trenes de cercanías”.

El PCE ahonda en la paradoja de la OTAN, que acusa de China y Rusia de ser amenazas al orden internacional mientras mantiene buenas relaciones con Israel, Marruecos, Colombia o Arabia Saudí, “campeones mundiales de la violación de derechos humanos” según el partido de Santiago.