sábado, 31 julio 2021 03:06

Liberadas en Rumanía 17 mujeres víctimas de trata que iban a ser trasladadas a prostíbulos de Oviedo y Santander

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal hispano-rumana que, presuntamente, explotaba sexualmente a sus víctimas en clubs de alterne de Oviedo y Santander. En la operación han sido liberadas en Rumanía 17 mujeres jóvenes y vulnerables, practicándose 13 detenciones.

El grupo criminal captaba a mujeres en la localidad rumana de Calarasi a través del método ‘lover boy’, para su posterior traslado en avión hasta España. Han sido detenidas un total de 13 personas -siete en España y seis en Rumanía- y se han llevado a cabo 16 entradas y registros en clubs y domicilios de los principales miembros -12 en Rumanía y cuatro en España-.

Los beneficios de la organización se estiman en 1,5 millones de euros, invertidos en diversos bienes en Rumania. La operación ha permitido liberar a 17 víctimas de trata cuando iban a ser trasladadas hasta nuestro país para su explotación sexual.

La investigación se inició cuando la Agregaduría de la Embajada de España en Rumanía comunicó a la Policía Nacional la existencia de una organización criminal dedicada, presuntamente, a la trata de seres humanos explotando a sus víctimas sexualmente en clubs de alterne en Oviedo y Santander.

REGRESO A RUMANÍA CON HASTA 28.000 EUROS

El grupo criminal se encontraba perfectamente estructurado y, periódicamente, un miembro de la organización se desplazaba a España en avión con alguna de las víctimas para trasladarla al club de Oviedo o de Santander.

En 24 o 48 horas regresaba a Rumanía con el dinero recaudado en el club, utilizando el autobús o un vehículo particular para evitar controles fronterizos, transportando en cada viaje entre 21.000 y 28.000 euros. Además realizaban constantes envíos de dinero de España a Rumanía a través de empresas de transferencia monetaria.

Los beneficios obtenidos por la organización se estiman en 1,5 millones de euros invertidos en diversos bienes en Rumanía, entre los que destacan tres casas tipo villa, seis terrenos, una granja con 700 cabezas de ganado, tres vehículos agrícolas y cuentas bancarias con saldo de 120.000 euros que la Policía rumana ha inmovilizado.