sábado, 31 julio 2021 18:03

TSJA confirma la condena a un varón por abusar de su hijastra con discapacidad y dejarla embarazada

La Sección de Apelación Penal de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla (TSJA), ubicada en Granada, ha desestimado el recurso de apelación presentado por Julio A.F contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 del municipio sevillano de Carmona que lo condena por abuso sexual continuado a su hijastra, con “un grado de minusvalía psíquica del 84 por ciento” y a la que llegó a dejar embarazada.

En el auto, recogido por Europa Press, el TSJA desestima la apelación realizada por el condenado en la que alega que “no sería posible la condena por un delito distinto a los que se han pedido en la condena –teniendo en cuenta que la acusación había solicitado delito de agresión sexual–, ya que puede considerarse como una indefensión de los derechos del acusado y se estaría incurriendo en vulneración de derechos promulgados por la Constitución”. Sin embargo, la Justicia ha dejado claro que esa “supuesta heterogeniedad” no es tal, defendiendo la “homogeneidad de ambas figuras, agresión y abuso sexuales, reiteradamente proclamada por la jurisprudencia del Tribunal Supremo (TS)”.

Así, confirma la condena de nueve años de prisión a este individuo como autor de un delito continuado de abusos sexuales, “sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal”, y la prohibición de acercamiento a menos de 300 metros a la víctima y de la comunicación por cualquier medio durante 17 años. Además de imponer libertad vigilada por seis años cuando termine el periodo en prisión y el abono de las costas del juicio, condena a indemnizar a la víctima con 30.000 euros por “los perjuicios y daños morales sufridos a consecuencia de los hechos”.

El condenado se había casado siete años antes de que comenzaran estos hechos con la madre de la víctima, con un “grado de minusvalía psíquica del 84 por ciento” como consecuencia del traumatismo craneoencefálico sufrido en un accidente de tráfico.

La mujer, cuya tutora es su hermana, acudía los fines de semana a ver a su madre, momento que este hombre aprovechó entre octubre de 2016 a marzo de 2017 para “mantener relaciones sexuales”, diciéndole que “le iba a dar tabaco y dinero” y que si contaba lo ocurrido “la ingresaría en un centro y no podría ver más a su madre”. Mientras, su progenitora permanecía en la planta baja de la vivienda al tener la movilidad muy reducida.

Fruto de todo ello, además de consecuencias físicas, trasmitirle el virus del papiloma y provocar el empeoramiento de su salud mental, la víctima queda embarazada, “teniendo que ser interrumpido el proceso al tener el feto graves malformaciones”.