miércoles, 4 agosto 2021 11:58

Salva tu cabello después de haber tenido COVID-19: cómo detener la caída del cabello con inyecciones y vitaminas

La mayoría de las personas que han tenido COVID-19 se recuperan por completo dentro de unas semanas. Sin embargo, algunos (incluso aquellos que han tenido una forma leve de la enfermedad) siguen sufriendo las consecuencias desagradables durante algún tiempo, una de las cuales es la pérdida del cabello. Por lo general, se manifiesta 2-3 meses después de haber tenido la enfermedad (tanto en mujeres como en hombres).

Ya hemos descubierto por qué está pasando esto y cómo detenerlo. Por supuesto, el principal remedio debe ser el cuidado diario de OLAPLEX. En tienda MAKEUP encontrará una gran selección de productos de esta marca y ofertas únicas para clientes.

Normalmente, una persona pierde hasta 100 cabellos por día. Así es el orden natural de las cosas: algunos cabellos se caen mientras que otros crecen. Sin embargo, si ves que tu cabello está cayendo en montones después de peinarse, hay que acudir al médico para detener este proceso a tiempo.

3 causas principales de la caída del cabello

El coronavirus provoca alteraciones de la microcirculación, enfermedades vasculares y falta de oxígeno en los tejidos. Todo esto lleva a una violación del intercambio de oxígeno en los folículos pilosos, lo que causa una caída del cabello. Además, como cualquiera enfermedad, COVID provoca el deterioro de la inmunidad y los estados de deficiencia, lo que afecta el estado del cabello.

El estrés también hace su parte. En el caso del estrés emocional, el cuerpo experimenta cambios hormonales, lo que genera un cambio en el metabolismo y la circulación sanguínea. Si se trata de un caso aislado, el crecimiento del cabello se restablece de forma natural poco después de la recuperación. Sin embargo, si la depresión y el estrés se han convertido en tus “compañeros de vida pós-Covid”, vas a necesitar ayuda profesional.

No solo las enfermedades pueden provocar la caída del cabello, sino también el tratamiento. A menudo es un efecto secundario de ciertos medicamentos (por ejemplo, los medicamentos hormonales, antidepresivos y antihipertensivos).

Suplementos e inyecciones

Hay varias formas de solucionar este problema (según la causa). En primer lugar, debes consultar a un tricólogo, quien estudiará la condición de tu cabello y te hará las pruebas hormonales y el examen de tiroides. Según los resultados, el médico te prescribirá los medicamentos para recuperar el equilibrio hormonal o normalizar el metabolismo. En general, la condición del cabello empieza a mejorar solo después de 3-4 meses, así que tienes que ser paciente.

Además, la mesoterapia, la ozonoterapia y la terapia con plasma a menudo se prescriben como métodos auxiliares de tratamiento; estos son los tratamientos en los que las preparaciones especiales se introducen en el cuero cabelludo mediante microinyecciones para mejorar el crecimiento del cabello. Como resultado, se mejora la estructura y la apariencia del cabello y se inician los procesos de regeneración y restauración celular. Estos tratamientos son de larga duración. Además, son aptos para casi todo tipo de cabello (graso, seco, normal, etc.), resolviendo un amplio abanico de problemas.

La duración del curso y los medicamentos los determina el médico dependiendo de los problemas y las características individuales de cada paciente. Normalmente, los problemas deben resolverse de manera integral. El uso de cosméticos y los suplementos alimenticios (Omega-3, calcio, vitamina D, etc.) permite a los pacientes tratar la caída del cabello (incluso grave). Sin embargo, deben tomarse solo en una cierta dosis y solo después de las pruebas.