sábado, 24 julio 2021 12:51

Page exhibe (otra vez) su “fobia” a los madrileños y harta a medio PSOE

“En Madrid se dicen muchas tontás”, ha sido la célebre cita del presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para referirse al Ministro de Consumo que ha defendido que para proteger el planeta se debería reducir el consumo de carne. Sin embargo, más que un ataque al propio Alberto Garzón, estas declaraciones de Emiliano García-Page son un nuevo ataque hacía Madrid, una capital sobre la que el presidente autonómico tiene una extraña fobia y que está hartando a los socialistas.

Las críticas a Madrid de García-Page se remontan desde que ocupó la presidencia manchega. Estos guiños poco amables hacia la región vecina se incrementaron durante la pandemia cuando el líder socialista no dudo en decir que Madrid era una “bomba radiactiva vírica” para así poder echar la culpa de los malos datos epidemiológicos de su Comunidad al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Emiliano no dudó en afirmar que el “80% de los casos venían de Madrid” sin ningún tipo de base científica o dato contrastado. La culpa del coronavirus en su región era culpa de Madrid, no de su nefasta gestión de la pandemia.

Castilla-La Mancha sufre las consecuencias de una sexta provincia”

Además, el presidente castellanomanchego se quejó de las restricciones impuestas en Madrid como si de competencia suya se tratase. A Emiliano le pareció “obsceno” que como presidente haya tenido que firmar “decretos exigiendo responsabilidad y decisiones duras para la gente, que ha tenido que echar el cierre”, mientras en algunas regiones, aludiendo a Madrid, “van presumiendo con no se qué recortes”.

Asimismo, se quejó de que “Castilla-La Mancha sufre las consecuencias de una sexta provincia” refiriéndose a Madrid y señaló que hay más de 100.000 personas que se desplazaron a Castilla-La Mancha durante la pandemia “en una especie de fuga sanitaria”. Isabel Díaz Ayuso contestó a García-Page defendiendo que los madrileños que viven en la región no son “apestados” y que veía normal el movimiento entre provincias.

Pero eso no es todo y es que Emiliano considera que Madrid “es una cuestión de Estado” y quizás sea por ello por lo que el presidente autonómico no dude en atacar a la capital y señalarla como la culpable de los problemas difíciles de resolver en su provincia. Con todas estas declaraciones, el toledano hace gala de una “madrileñofobia” difícil de explicar puesto que la región colindante es el hogar de muchos manchegos que llegan a la capital en busca de oportunidades.