miércoles, 28 julio 2021 18:27

El Gobierno da luz verde al contrato para el alquiler de la colección de la baronesa Thyssen

El Consejo de Ministros ha otorgado carta de naturaleza al acuerdo firmado el pasado mes de enero entre Carmen Thyssen y el Ministerio de Cultura y Deporte para que se quede en España la colección de la baronesa por un plazo de 15 años y con la inclusión del ‘Mata Mua’, por un pago anual de 6,5 millones de euros, según han confirmado fuentes ministeriales.

El exministro de Cultura y Deporte José Manuel Rodríguez Uribes afirmó precisamente la semana pasada que la firma del contrato era “cuestión de días”, ya que estaba únicamente a falta de “cerrar flecos”, si bien apuntó a la importancia de ese paso previo necesario por Consejo de Ministros.

“Va muy bien y estamos cerrando flecos del contrato, no hay ningún problema. El caso es que hay que ultimar un contrato y hay que hacer una norma, que pase por Consejo de Ministros, y eso exige contrato formal. Pero es cuestión de días, habrá noticias pronto”, señaló el entonces ministro durante su visita a la feria ARCO.

La portavoz del Gobierno y ministra de política territorial, Isabel Rodríguez, ha explicado que la autorización llega a través de un Decreto Ley por el que se va a regular el arrendamiento de determinadas entidades del sector público de colecciones de bienes inmueble que forman del Patrimonio Histórico.

“Uno de los objetivos es el de reconocer la colección Thyssen y la garantía de Estado para que las obras que la integran gocen de régimen de aseguramiento. Una vez que se formalicen estos arrendamientos de la colección, todas las obras ya tendrán su cobertura en materias de riesgos por destrucción, por extracción o daños en la misma”, ha señalado Rodríguez en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En el Real Decreto se reconoce a la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza la garantía del Estado de tal manera que, una vez se formalice el arrendamiento de la colección, las obras que la integran “gozarán de este singular régimen de aseguramiento”.

Cultura ha explicado que el impacto indirecto que puede suponer la aprobación de este Real Decreto será “positivo, ya que contribuirá previsiblemente a reforzar el patrimonio cultural español”. “La mejora del régimen de incorporación de bienes culturales va a redundar de forma muy favorable en el turismo cultural, y, por tanto, en la actividad económica”, ha añadido.

En el caso del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, durante 2019, antes de la situación provocada por la COVID-19, recibió 1.034.872 visitantes, un 11,5% más que en 2018. El departamento de Iceta cree que la oportunidad de contar con una colección de obras de arte de esta entidad, evitando su salida del museo y asegurando así la posición de éste, “supone una contribución a la cultura y a la recuperación económica”.

“Para garantizar la continuidad de este crecimiento y contribuir a la recuperación del turismo cultural y de la propia economía, una vez superados los momentos más duros de la pandemia, es imprescindible dar estabilidad a la presencia de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, como elemento fundamental y garantía de cohesión, unidad y calidad en la institución”, ha añadido.

TRES PRÓRROGAS

A finales del pasado mes de junio, Cultura y Carmen Thyssen acordaban prorrogar por tercera vez la firma del contrato. En anteriores aplazamientos de la firma ambas partes ya matizaron que “no existe ningún problema” y atribuían estas ampliaciones para la firma a “trámites burocráticos”. “Son matices técnicos y de momento los temas importantes ya estaban en el preacuerdo. Solo es cuestión de tiempo”, aseguraban.

“El asunto va bien y el acuerdo está hecho. Los elementos centrales están y ahora están los abogados de una parte y de la otra ultimando los detalles del contrato”, señalaba Uribes durante una visita oficial en Roma el pasado mes de mayo.

El exministro avanzó que cuando esté listo el documento “desde el punto de vista jurídico” se firmará en un acto en el que también estará presente el hijo de la baronesa, Borja Thyssen, que es cotitular de parte de la colección.

TRES PRÓRROGAS

Hasta el día de hoy se han dado tres prórrogas para firmar este acuerdo, prevista en principio para el pasado mes de marzo. El acuerdo con la baronesa Thyssen se alcanzó el pasado 29 de enero y contemplaba que su colección se quedara en España por un plazo de 15 años y con la inclusión del ‘Mata Mua’ de Paul Gauguin, que salió del museo en junio del año pasado.

El acuerdo supondría el pago de 6,5 millones de euros anuales a la baronesa aunque ambas partes se dieron dos meses de plazo para negociar el contrato final, finalmente prorrogado tres meses más.

El préstamo de las 429 obras de la colección propiedad de Carmen Thyssen fue firmado en 1991 con una duración de diez años y, desde entonces, se ha renovado de manera anual desde 2011. A principios de 2017 la baronesa reclamó al Ministerio de Cultura un nuevo marco de relaciones con el Estado por entender que el contrato estaba “obsoleto”.

ICETA RUBRICARÁ LA FIRMA

Desde entonces, el Ministerio, inicialmente con Íñigo Méndez de Vigo, después con José Guirao y José Manuel Rodríguez Uribes al frente y ahora con Miquel Iceta, han mantenido negociaciones con Carmen Thyssen para la firma de un nuevo contrato que ha obligado a renovar periódicamente la garantía de Estado de las obras.

Con este acuerdo, se pondría fin a nueve años de prórrogas del préstamo que la baronesa Thyssen-Bornemisza había acordado con el Estado en 2002 y que debían prorrogarse cada pocos meses. Se produciría así el reencuentro de las dos colecciones, la del barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza y la de la Baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza.