miércoles, 22 septiembre 2021 19:35

Europa encara el certificado Covid ante el rechazo de Vox y los antivacunas

Estar vacunado está empezando a barajarse como un requisito obligatorio para entrar en lugares cerrados. En Italia y Francia esto ya es una realidad, y es que el Gobierno de Mario Draghi ha decidido instaurar un certificado de vacunación llamado ‘Green Pass’ que los italianos tendrán que llevar en sus teléfonos móviles para acceder a restaurantes, espectáculos e instalaciones deportivas en recintos cerrados. Quién sabe si el efecto dominó llegará a toda España a pesar de que existan diputados de Vox que estén posicionándose a favor de la libertad de vacunarse o no.

Este medida impuesta por los italianos y franceses también ha sido defendida por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que ha impuesto la obligatoriedad de estar vacunado o presentar una prueba PCR negativa para acceder a los bares en las zonas de mayor incidencia. La medida de la Xunta podría extenderse al resto del territorio en caso de que la pandemia se descontrole.

Esta obligatoriedad para vacunarse reabre el debate sobre la libertad individual para hacerlo o no

Esta obligatoriedad para vacunarse reabre el debate sobre la libertad individual para hacerlo o no. Mientras algunas facciones de Vox defienden esta libertad, el resto de grupos políticos están a favor de la vacunación ya que no ponerse la vacuna pone en riesgo la salud de los demás. Diputados como Hermann Tertsch han sido seducidos por las teorías más criticas con las vacunas.

EL EFECTO DOMINÓ DE LA PANDEMIA

Lo que está claro es que el coronavirus ha asolado al mundo y que la globalización ha favorecido enormemente a su expansión. En cuestión de semanas, el virus colonizó todo el globo terráqueo obligando a confinar en sus domicilios a la práctica totalidad de los habitantes del planeta.

El virus no distingue de nacionalidades y es por ello que los Gobiernos nacionales han tomado medidas similares para luchar contra la pandemia. Este es el caso del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España que ha implantado medidas que ya estaban en otros países, tales como los confinamientos perimetrales, los niveles de alerta o las restricciones al ocio.

Uno de los países en los que más se ha inspirado el Ejecutivo español para establecer restricciones es Italia, lugar en el que empezó el coronavirus en Europa. Los italianos fueron los primeros en confinarse en sus viviendas, las primeras mascarillas aparecieron en el país alpino y los decretos con medidas especificas empezaron a redactarse de forma temporal en este país mediterráneo. La practica totalidad de estas restricciones han sido reproducidas en España a posteriori y si se sigue tal tónica el ‘Green Pass’ podría estar más cerca de lo que creemos a pesar de que partidos como Vox se hayan dejado seducir por los antivacunas.