martes, 21 septiembre 2021 07:24

La sanidad privada y el sector asegurador incluyen el daño cerebral en el convenio de lesionados de tráfico

La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES), la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) y el Consorcio de Compensación de Seguros, con la asesoría de la Sociedad Española de Neurorrehabilitación, han firmado un anexo al Convenio Marco para el tratamiento del daño cerebral sobrevenido (2019-2022) que amplía la atención a lesionados por accidente de tráfico en centros privados de alta especialización.

Y es que en España las lesiones sufridas en siniestros de tráfico leves o graves no están cubiertas por la sanidad pública. Existe, por tanto, un convenio marco de asistencia sanitaria derivada de accidentes de tráfico dirigido específicamente a los centros sanitarios privados.

Se trata de un acuerdo al que pueden adherirse todos los centros sanitarios privados que lo deseen y al que se han adscrito prácticamente la totalidad de las entidades aseguradoras que trabajan en España. El objetivo es poder prestar asistencia sanitaria específica a lesionados con daño cerebral, en centros sanitarios privados acreditados, a través del seguro de responsabilidad civil obligatoria.

La reciente firma del anexo al convenio representa, a juicio de sus impulsores, «un paso más hacia la excelencia y alta especialización» de las capacidades asistenciales para pacientes de significativa gravedad que han sufrido las consecuencias de un accidente de tráfico.

Un equipo de expertos médicos, especialistas en el tratamiento de estas patologías, han establecido las características y perfiles de estos pacientes de alta complejidad, así como los criterios específicos que deben reunir los centros para atenderlos.

Dentro de las necesidades específicas del lesionado neurológico complejo, se incluye el tratamiento a pacientes pediátricos, con problemas de inestabilidad médicoquirúrgicas con necesidad de ventilación mecánica, con necesidades psiquiátricas complejas, entre otros; además se incorpora el síndrome del cautiverio, el daño cerebral asociado a politrauma, espasticidad y rigidez articular grave.

El acuerdo adecua a su vez las tarifas abonadas por las aseguradoras destinadas a cubrir los servicios sanitarios de alta complejidad requeridos en estos casos. Estos centros sanitarios altamente especializados deben reunir una serie de requisitos, tanto técnicos (dotaciones) como humanos (formación del personal médico-sanitario y experiencia).

El anexo entró en vigor el pasado 1 de julio y ya cuenta con cinco centros acreditados de los más de 25 adheridos al convenio marco de la red de atención a lesionados de accidentes de tráfico. Por consiguiente, un paciente lesionado de estas características dispone ya de la posibilidad de acceder a una atención de alta especialización.

Este nuevo acuerdo culmina una de las líneas de trabajo prioritarias para las patronales de la sanidad privada firmantes de esta adenda, como es la atención de alta complejidad que requieren los accidentados de tráfico. «La firma de esta adenda contribuye a mejorar las opciones de tratamiento para este tipo de pacientes y garantiza una atención de máxima calidad en un plazo breve de tiempo desde esta red de centros sanitarios privados», ha zanjado el secretario general de ASPE, Alfonso de la Lama Noriega.