viernes, 24 septiembre 2021 22:53

Ortega Smith: así fue el robo en Gibraltar que le puede costar 10 años de cárcel-

En el verano de 2013 el gobierno de Gibraltar realizó una operación para crear un arrecife artificial y proteger la fauna marina de sus costas, sumergiendo en sus aguas hasta setenta bloques de hormigón. Al año siguiente la ‘Fundación Denaes’ (Fundación por la Defensa de la Nación Española), un grupo vinculado con Vox, presidido por Santiago Abascal con Ortega Smith al mando, organizaba una operación para apoderarse con uno de esos bloques. ¿El propósito? Desafiar al gobierno y generar un conflicto diplomático. Para ello se realizó un despliegue que incluyó un equipo de buzos, pescadores de La Línea, globos de elevación submarina y un barco con el que los implicados pretendían arrastrar el bloque hasta la costa para cargarlo en un camión y llevárselo hasta Madrid.

La escena, digna de una película, terminó con la Guardia Civil y Salvamento Marítimo intentando impedir el robo del pedrusco, con momentos de mucha tensión entre ambos bandos. Finalmente, el bloque se hundió a pocos metros del muelle, pero el objetivo de crear un conflicto ya estaba logrado. A pesar de todo, unos días después Ortega Smith regresaba al puerto con su gente de Denaes para intentar recuperar el bloque, aunque la Guardia Civil se lo impidió, y el diputado decidió denunciar a los agentes por el robo de su hormigón.

En agosto de ese mismo año, la policía de Gibraltar interpuso una acusación formal contra Ortega Smith, el líder de la operación, por un delito de robo. Según la legislación penal gibraltareña, cuya actualización comprende el periodo desde 2011 hasta 2023, el delito cometido por el líder de ultraderecha se corresponde con el delito descrito en el artículo 397.b del ‘Crime Act’ que rige en el Peñón y que está castigado con una pena de 10 años de cárcel. La descripción es la siguiente: “La persona que comete un robo será sentenciada a privación de libertad por un término de 10 años”. Lo más preocupante es que la orden de detención emitida contra Javier Ortega Smith-Molina no tiene fecha de caducidad, y seguirá vigente hasta que la causa sea juzgada y se emita la correspondiente sentencia.

LA REAPARICIÓN MISTERIOSA DE ‘REEFY’

Después de esta denuncia y de la orden de detención, el bloque, que a estas alturas ya tenía nombre y había sido bautizado como ‘Reefy’, fue reflotado y puesto a disposición de la Guardia Civil para evitar riesgos en la navegación, al menos esa fue la explicación oficial. Pero en los años posteriores ‘Reefy’ volvía a desaparecer para volver a hacer acto de presencia en 2016, recuperando su protagonismo en un tuit de Santiago Abascal donde se le veía subido sobre el famoso bloque de hormigón, portando una bandera de España. La foto fue eliminada a las pocas horas.

El secretario general de Vox ingresaría en el centro penitenciario de “Windmill Hill” si se le ocurriese presentarse en el Peñón de Gibraltar, un lugar que aparentemente no podrá pisar nunca más. Ni siquiera la inmunidad parlamentaria que goza en la actualidad el parlamentario podría impedir su encarcelamiento, si en algún momento de su vida fuese encontrado en este territorio.

El de Ortega Smith no es el único veto territorial de los dirigentes del Vox. La semana pasada su compañero Santiago Abascal era declarado persona non grata en la Asamblea de Ceuta, aunque en este caso no tiene consecuencias jurídicas y ‘solamente’ supone una lesión al derecho al honor.