jueves, 21 octubre 2021 20:10

«¿Alguien lo ha entendido?»: La ministra Isabel Rodríguez se corona con su aclaración sobre las emisiones del aeropuerto

Este lunes el Gobierno anunciaba la futura ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat, como parte de un proyecto en el que se invertirán 3.600 millones de euros para remodelar dicho aeropuerto, además del de Barajas, en Madrid. Se trata de los dos puntos turísticos más importantes de España que como recalcó la ministra Isabel Rodríguez, recibirán una ‘inversión extraordinaria’. Una inversión que ha sido duramente criticada y calificada de incoherente por chocar con los compromisos que había manifestado el Ejecutivo de cara a esta década, de reducir significativamente las emisiones.

Esta decisión ha provocado la queja de grupos ecologistas y partidos como Unidas Podemos. La ONG Greenpeace ha denunciado esta “incoherencia climática” del Gobierno, ya que se trata de un gran proyecto absorbente incompatible con la reducción de emisiones. Desde la Unión Europea recuerdan que el Ejecutivo necesitará antes el visto bueno de la Comisión Europea, además, los estados miembros tienen la obligación de realizar estudios previos sobra la influencia ambiental que los proyectos puedan tener sobre la tierra, las aguas o los hábitats naturales de la zona.

Por su parte, Raquel Sánchez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se ha comprometido a minimizar todo lo posible el impacto del futuro aeropuerto en el medio ambiente. Aunque los grupos ecologías desconfían de este discurso. “Esta visión de la movilidad se sitúa en el extremo opuesto al modelo hacia el que necesitamos transitar en el contexto de emergencia climática en el que nos encontramos”, declaran desde la ONG Ecologistas en Acción.

También desde el CSIC se ha señalado esta contradicción. «Me temo que, así, la salida a la crisis no será verde”, ha lamentado el investigador del CSIC Fernando Valladares. La decisión resulta más chocante teniendo en cuenta que hace poco más de un mes el Ministerio de Transportes anunciaba que se destinarían 6.000 millones de euros de los fondos europeos para la recuperación, a promover el transporte sostenible en las ciudades.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha sido la encargada de dar la cara y justificar los planes de ampliación, centrándose por el momento en El Prat, que es el proyecto que se acometería en primer lugar. La ministra se ha centrado en el gran potencial económico de las obras en un momento delicado de crisis: «Con El Prat se crearán 85.000 empleos, más los que se generen en la construcción de la infraestructura. Cualquier español debería alegrarse por ello”. Sin embargo, preguntada por los supuestos compromisos medioambientales del Gobierno, no ha sido capaz de dar una respuesta clara, y ha llenado su discurso de adjetivos vacíos y palabras sin contenido. Algo que Íñigo Errejón no ha podido evitar comentar en Twitter, provocando una serie de hilarantes comentarios.