domingo, 19 septiembre 2021 22:38

Fernández Vara contra Sánchez: la ampliación de El Prat desespera a Extremadura

El afán del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por contentar a los independentistas catalanes parece ser un pozo sin fondo. El líder socialista ha decidido invertir en una ampliación del aeropuerto de El Prat (Barcelona) nada menos que 1.700 millones de euros para hacer de esta infraestructura un punto de referencia en el mundo. El compromiso del presidente del Gobierno incluye también el poner en marcha “iniciativas que potencien la conectividad de los aeropuertos de Reus y Girona-Costa Brava” mediante una línea de tren de alta velocidad (AVE) que conecte las tres instalaciones aeroportuarias y permita el tráfico de pasajeros entre la red de Cataluña. Sea como sea, esta macroinversión que prevé incluir líneas de AVE ha desatado la ira del PSOE de Extremadura, que aún ven cómo su infraestructura ferroviaria va a pedales mientras que Sánchez ceba las regiones más ricas.

Ni a Guillermo Fernández Vara ni a ninguno del PSOE andaluz les hace gracia el afán de Sánchez por alimentar a los independentistas catalanes. La ampliación de El Prat, prevista para 2030, busca reforzar la conectividad en Cataluña para hacer un punto de referencia turístico. El problema es que mientras que Sánchez promete a Gabriel Rufián y los suyos una inversión de nada menos que 1.700 millones de euros, parece que Extremadura ha pasado a un tercer plano. Ese dinero, que se gastará también en establecer líneas de alta velocidad para conectar otros dos puntos de Cataluña con El Prat, no se invertirá en la misma medida en otros territorios españoles más deprimidos. Algo que a Guillermo Fernández Vara no le ha hecho mucha gracia.

Guillermo Fernández Vara no parece tener mano suficiente como para influir en las decisiones que toma su presidente de partido. Lo cierto es que pese a que Sánchez ha prometido fuertes inversiones en muchas regiones de España, no se ha acordado de momento de Extremadura para solucionar esas nefastas vías del tren que conectan de una forma precaria a la comunidad autónoma con la capital. Los recelos están y hay muchos dentro del PSOE que no entienden ese exceso de «cariño» que Sánchez le está dando a los catalanes. Con mucho de menos de esos 1.700 millones de euros se podría solucionar el problema de las vías del tren de Extremadura, pero al presidente no parece preocuparle lo más mínimo ni las críticas internas de Vara ni los comentarios de algunos dirigentes del PSOE extremeño.

Esto contempla inversiones en Extremadura y aseguran que no dejarán a su suerte a una comunidad autónoma

A pesar de todo, desde el Gobierno insisten en que habrá dinero para todos y que parte de los fondos europeos irán a parar precisamente a modernizar el país. Esto contempla inversiones en Extremadura y aseguran que no dejarán a su suerte a una comunidad autónoma como la de Vara. Sea como sea, lo cierto es que la ampliación de El Prat ya se ha programado con objetivo a 2030 y aún no se ha aclarado cómo se emprenderán las inversiones en Extremadura.

El resumen es que habrá AVE entre Reus y El Prat antes de que Extremadura vea un tren decente que conecte su territorio con la capital. Esta realidad ha irritado a todo el PSOE de Extremadura, pero a Sánchez no le preocupa demasiado (al menos, de momento). El presidente tiene la prioridad de contar con el apoyo de los independentistas para completar los Presupuestos Generales del Estado y pese a que hay reticencias entre los separatistas progresistas, parece que los encuentros bilaterales (que no en la conferencia de presidentes) entre el presidente del Gobierno y el Govern están saliendo como el núcleo duro de Sánchez esperaban. Miles de millones y muchas sonrisas catalanas. Nada más.

Desde Unidas Podemos no se muestran de acuerdo por cuestiones de emergencia climática. «Ampliar el Prat no es una decisión correcta. Estamos ante una emergencia climática y la Ley de Cambio Climático debe afectar a todos los sectores. No podemos hacer políticas en contra de esas decisiones», ha comentado el diputado de la formación morada Juantxo López de Uralde. Tampoco la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha mostrado entusiasmada con esta macroconstrucción que tendrá lugar en los próximos años. Colau cree que la ampliación de El Prat es una operación especulativa: «Suena al pelotazo de toda la vida».

El PSOE de Extremadura es muy crítico con Sánchez. Sin embargo, al igual que pasa con otros barones socialistas, Vara no parece hacerse oír en este sentido. A nadie de esta autonomía le parece bien que el Gobierno cebe con miles de millones de euros a las regiones más ricas y que se olvide de sus promesas. No solo porque no hará un tren decente en Extremadura, sino porque hay otras comunidades como Aragón que tampoco verán un duro en comparación con la cantidad ingente de dinero que irá a parar a Cataluña. Solo las comunidades que dan guerra reciben dinero. Al menos las que la dan en materia de independencia, pues la Comunidad de Madrid no tendrá tampoco una inversión tan disparatada como la de la ampliación de El Prat, aunque sí parecida para la ampliación del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.