jueves, 21 octubre 2021 09:21

La Guardia Civil investiga una nueva estafa de inscripciones en registros de la propiedad de Madrid y Castellón

el corte ingles

Agentes de la Guardia Civil han descubierto una nueva modalidad de estafas en inscripciones registrales que falsificaban notas de los Registros de la Propiedad en Castellón y Madrid.

En el marco de la Operación NUS, el Instituto Armado ha investigado a una persona física y otra jurídica por los presuntos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil en Madrid, ha explicado la Benemérita en un comunicado.

El Equipo de Delitos Informáticos y Telemáticos (EDITE) junto con el Equipo de Policía Judicial de Oropesa del Mar de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón en el marco de la Operación NUS inició el pasado mes de enero una investigación a raíz de una denuncia presentada por la registradora de la propiedad de una localidad de Castellón.

La registradora manifestaba que a finales de 2018 trataron de inscribir en su oficina de Registro una escritura de compraventa y una escritura de préstamo hipotecario sobre una finca ubicada en la provincia pero, finalmente, ambas escrituras no se practicaron al no justificar ni acreditar el pago de los impuestos correspondientes.

Posteriormente presentaron una segunda copia del documento de compraventa, que fue calificada negativamente por la registradora, quien n otificó tal extremo a la gestoría que presentó el trámite.

Esta gestoría, al enterarse, comenzó los contactos con el Registro de la Propiedad, aportando la documentación obrante en el expediente, y la registradora denunciante se percató de la falsedad de la nota simple, de la nota de despacho y de dos facturas a nombres de registradores residentes en Málaga y Madrid, a los que la Guardia Civil informó y tomó declaración como perjudicados de los hechos.

INVESTIGACIÓN

Las alarmas saltaron cuando los agentes investigadores, en el momento de la denuncia, además de los documentos presentados por la registradora de la propiedad, comprobaron la posible alsificación de los modelos 600 vinculados a los pagos de los impuestos, tanto de la compraventa como los de la hipoteca.

Ante estos hechos, la Guardia Civil inició una investigación integral y, a la vista de la posible transcendencia de los hechos, se creó un grupo de trabajo conjunto de Guardia Civil con la Agencia Tributaria Valenciana, al objeto de localizar y determinar otras operativas de impago de impuestos mediante el mismo modus operandi.

A lo largo de la investigación, la Guardia Civil de Castellón ha realizado actuaciones y requerimientos judiciales en Madrid y Barcelona y ha analizado más de 50 cuentas bancarias, pudiendo identificar a la presunta autora de los hechos, una mujer que trabajaba en una gestoría en la provincia de Madrid.

Al parecer, esta persona, valiéndose de su experiencia laboral y su posición como encargada de la tramitación de los expedientes vinculados a una de las empresas de servicios para entidades financieras más importantes de España, estuvo durante más de cinco años realizando la falsificación de documentos registrales y facturas.

Les daba una apariencia de legalidad a las operaciones y así conseguía ante los departamentos de control y la propia entidad bancaria. Supuestamente, la mujer obtuvo un beneficio económico del impago de los impuestos de dichas operativas que ha podido ascender a más de 110.000 euros.

La Guardia Civil ha procedido a la investigación de la presunta autora, así como a la investigación de la gestoría como persona jurídica, por los presuntos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de estado civil.