jueves, 21 octubre 2021 20:42

El ‘dedazo’ de Sánchez hunde las expectativas de los «cuatro fantásticos» del PSOE-M

El PSOE de Madrid está inmerso en otra guerra (una más) desde que se convocó el congreso para octubre de 2021. Hay algunos nombres que suenan como candidatos a convertirse en secretario o secretaria general del partido. Hana Halloul, la actual portavoz, es uno de ellos, pero también suenan el «ególatra» exalcalde de Soto del Real Juan Lobato o los alcaldes de Getafe, Fuenlabrada o Alcorcón, Sara Hernández, Javier Ayala y Natalia de Andrés, respectivamente. Sin embargo, mientras estos posibles candidatos se dedican a sacarse los ojos y a buscar filtraciones ajenas, desde el PSOE nacional tienen claro que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no solo sabe ya quién será la próxima secretaria general socialista en Madrid, sino que lo anunciará en el último momento como golpe de efecto para frustrar la ambición de los «cuatro fantásticos».

Será mujer. Eso es indiscutible. El PSOE lo asegura porque no puede presentar un candidato hombre en un contexto en el que Mónica García, Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio reinan en la Asamblea de la capital. Y sobre quién será, pese a que el núcleo duro del presidente guarda el secreto celosamente, las fuentes del partido insisten en que será alguien conocido, que dé un golpe de efecto notable y que tenga cierta influencia en las encuestas. Se habla de la ministra de Industria, María Reyes Maroto, como posible elección, pero lo cierto es que las dudas siguen flotando en Ferraz dado que el último de los requisitos no se cumpliría si Sánchez colocara a su dirigente al frente del PSOE de Madrid para fajarse contra Ayuso.

Otras fuentes hablan de la posibilidad de que ese «golpe de efecto» sea Mercedes González, delegada del Gobierno en Madrid, la que venga desde arriba para sacar del infierno a un PSOE hundido. Pero todos coinciden en que los «cuatro fantásticos» que ahora guerrean entre ellos para ser la nueva promesa socialista no tienen ninguna posibilidad de hacerse con la secretaría general porque Pedro tiene absolutamente claro que él elegirá a la candidata con su dedo «divino» independientemente de lo que pase bajo el partido durante este verano. Ni Sara, ni Javier, ni Natalia ni mucho menos Hana serán la cara visible que se faje con Ayuso en las elecciones. Sánchez lo anunciará a su debido tiempo y con el golpe sorpresa que tanto caracterizó la remodelación del Gobierno.

Quien tiene más fe de estos «cuatro fantásticos» es Lobato

El congreso se celebrará en otoño y desde el PSOE están algo desesperados por la actitud de Moncloa. Ya lo estuvieron cuando se elaboraron las listas en marzo para las elecciones en las que después arrasó la presidenta de la Comunidad de Madrid. Ahora, sin embargo, se da la peculiaridad de que hay personas que se consideran con posibilidades de llegar al frente del PSOE de Madrid. Quien tiene más fe de estos «cuatro fantásticos» es Lobato. El antiguo alcalde de Soto del Real es quien más se cree con posibilidades de rascar la cima. En contra de las consideraciones del PSOE a nivel nacional, Lobato se ve como el favorito y considera que puede romper esa dinámica feminista en la cual todas las candidatas mujeres han arrasado en las elecciones de Madrid (cada una dentro de sus posibilidades).

Luego está Sara Hernández, la alcaldesa de Getafe que también se cree con posibilidades de darse a conocer con este proceso. Ella cumple el requisito fundamental de ser mujer, pero que no haya salido de casa en toda la pandemia irrita a más de uno en el partido, por no hablar de que los que la conocen (que son pocos) no creen que tenga la más mínima posibilidad de alcanzar la secretaría general del PSOE. Pero siempre se puede dar una sorpresa. Sobre los otros alcaldes, mejor ni opinar, porque la respuesta dada por las fuentes de Ferraz es: «¿Quiénes?».

La clave está en si será alguna ministra o alguien de relevancia en el Gobierno que baje a los infiernos autonómicos para hacerse con el control del partido. Se habla de Reyes Maroto, pero también de otras candidatas. Lo que aseguran las fuentes es que Sánchez ya ha tomado la decisión, pero que no lo anunciará hasta que falten pocos días para saber quién es su candidata.

El PSOE lo que tiene claro es que Jalloul ha fallado y que no hay nadie en las listas que haya sobrevivido que merezca la pena para hacerse con la secretaría general. El PSOE no deja de perder afiliados, fuerza e incluso Más Madrid se ha hecho con su nicho de voto en estas elecciones. El trabajo que tiene por delante es muy duro y de momento los que aspiran a hacerse con el control del PSOE-M no son conocidos y no cuentan con que Sánchez quiere tener el control total de la formación y de sus delegaciones territoriales. Y la Comunidad de Madrid es fundamental.

Lobato cree en sus posibilidades mientras que los otros aspirantes se tiran los trastos a la cabeza. Las hostilidades están a punto de empezar. Por el momento, solo ha tenido lugar el acopio de información y armamento para presentarse a la batalla y conseguir la secretaría general socialista. En cualquier caso, quienes de verdad saben por dónde van los tiros apuntan a que Sánchez sabe lo que quiere y lo anunciará a finales de septiembre o incluso a principios de octubre. Lo que está claro es que no será alguien de perfil bajo y poco conocido. Sánchez quiere uno de esos golpes de efecto a los que está acostumbrado y casi con total seguridad, y sea quien sea la que herede del PSOE, será alguien que proceda del Gobierno.