martes, 26 octubre 2021 08:21

Raquel Sánchez afirma que el hub de Barcelona creará un nuevo espacio natural con un 25% más de superficie protegida

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha afirmado que las actuaciones de desarrollo para convertir el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat en un ‘hub’ intercontinental darán lugar a un ‘Nuevo Espacio Natural del Delta del Llobregat’, que contará con una superficie adicional protegida medioambientalmente del 25% en relación con la actual.

Así lo afirma Sánchez en un artículo publicado este 8 de agosto en ‘El Periódico‘, en el que asegura que las actuaciones de desarrollo del hub de Barcelona, propuestas con carácter preliminar, compensarían las zonas de especial protección de la Red Natura 2000 afectadas y crearían un nuevo Espacio Natural del Delta del Llobregat.

«Como ex alcaldesa de Gavà, sé bien qué representa la grave responsabilidad de promover simultáneamente la prosperidad y la sostenibilidad medioambiental de un término municipal situado en el Delta del Llobregat», indica Sánchez en su artículo.

Así, recuerda que «el Delta es un espacio antropizado desde hace siglos, en el que los espacios naturales conviven con la explotación agraria y los usos residenciales y de servicios». «Es este mestizaje de valores medioambientales, actividad económica y espacio habitado el que explica la necesidad de modificar la Red Natura 2000 mediante el exigente procedimiento de la Directiva europea ‘Hábitats’, igual que en los últimos años lo han hecho no pocos proyectos de infraestructuras de los países de la Unión Europea, en particular Alemania», precisa.

En este punto, asegura que «las actuaciones de desarrollo del hub de Barcelona, propuestas con carácter preliminar, no solo mucho más que compensarían las zonas de especial protección de la Red Natura 2000 afectadas, en una relación de 1 a 10, sino que crearían un ‘Nuevo Espacio Natural del Delta del Llobregat’ con una superficie adicional protegida medioambientalmente del 25% en relación con la actual».

«Este ‘Nuevo Espacio Natural del Delta’ equivaldría al 20% de los Aiguamolls de l’Empordà. Además, al pasar la titularidad de esos terrenos a Aena, que pasarían a calificarse como Red Natura, se garantizaría que esos espacios naturales dejaran de estar en manos de propietarios individuales y constituirían un patrimonio natural abierto al público», prosigue.

«En suma –argumenta–, si hacemos las cosas bien, la ampliación del aeropuerto conllevará más superficie protegida en el Delta del Llobregat y una protección más robusta, puesto que se facilitará una conexión entre espacios naturales hoy dificultosa».

La ministra también hace alusión a la reducción de emisiones de CO2 y destaca que «el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat y el resto de los aeropuertos de Aena serán neutros en emisiones en 2026 y alcanzarán las 0 emisiones netas (Net Zero Carbon) en 2040, lo cual colocará el aeródromo barcelonés en la vanguardia del compromiso climático de su sector».

En su artículo, Sánchez también defiende «la sostenibilidad social del hub intercontinental, así como la sostenibilidad económica desde una perspectiva más amplia» y hace alusión a un «reciente estudio de la Universitat de Barcelona, que prevé más de 83.000 empleos directos (actualmente son 38.000) y 365.00 empleos globales (hoy, 218.000), con una contribución al PIB de Cataluña del 8,9%, comparada con el 6,8% actual».