jueves, 21 octubre 2021 09:55

Descubren una nueva planta carnívora en Estados Unidos

Botánicos de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, y la Universidad de Columbia Británica (UBC), en Canadá, han descubierto una nueva planta carnívora en el oeste de América del Norte, según anuncian en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

La ‘Triantha occidentalis’ tiene su hogar en humedales y pantanos desde Alaska hasta California y tierra adentro hasta Montana. En el verano, dispara tallos altos en flor cubiertos de pelos pegajosos que atrapan pequeños insectos como mosquitos y jejenes. Los científicos descubrieron que la planta adquiere más de la mitad de su nitrógeno al digerir estos insectos atrapados.

Esta es la duodécima evolución independiente conocida de carnívoros en el reino vegetal, y la primera vez que se descubre el rasgo en el orden Alismatales, un grupo de plantas con flores principalmente acuáticas. También es solo el cuarto ejemplo establecido de carnivoría en las monocotiledóneas, uno de los principales grupos de plantas con flores.

«Lo que es particularmente único acerca de esta planta carnívora es que atrapa insectos cerca de sus flores polinizadas por insectos –explica el autor principal Qianshi Lin, quien era estudiante de doctorado en la UBC en el momento del estudio–. En la superficie, esto parece un conflicto entre la carnivoría y la polinización porque no quieres matar a los insectos que te ayudan a reproducir».

Sin embargo, la planta parece ser capaz de distinguir al amigo de la comida. «Creemos que la ‘Triantha occidentalis’ puede hacer esto porque sus pelos glandulares no son muy pegajosos y solo pueden atrapar mosquitos y otros insectos pequeños, de modo que las abejas y mariposas mucho más grandes y fuertes que actúan como sus polinizadores no son capturadas», explica Tom Givnish, profesor de botánica de la Universidad de Washington en Madison y coautor del informe.

El descubrimiento fue dirigido por Lin y Sean Graham, de la UBC, quienes colaboraron con Givnish y Cecile Ané, profesora de botánica y estadística de UW-Madison. Graham había dirigido previamente un análisis de los genomas de Alismatales cuando su equipo notó que la ‘Triantha’ había perdido un gen que a menudo falta en los carnívoros. Combinado con su inclinación por atrapar insectos y su proximidad a otras plantas carnívoras conocidas, la ‘Triantha’ parecía un excelente candidato para ser el próximo carnívoro en el reino vegetal.

El entorno de la ‘Triantha’ también parecía propicio para que fuera carnívora. El estilo de vida carnívoro consume tanta energía para las plantas que parece necesaria mucha agua y luz para que evolucione.

«Solo en los hábitats en los que los nutrientes por sí solos son limitantes, se esperaría que ser carnívora sea una ventaja», explica Givnish, quien ha estudiado previamente las condiciones que dan lugar a la carnívora y descubierto otras plantas carnívoras no relacionadas con la ‘Triantha’. Los insectos pueden ser excelentes fuentes de nutrientes de los que carece el suelo, especialmente nitrógeno y fósforo.

En experimentos de campo, Lin alimentó a ‘Triantha’ con moscas de la fruta marcadas con el isótopo estable nitrógeno-15, lo que le permitió rastrear el nutriente a medida que ingresaba a la planta.

Con la ayuda de los modelos desarrollados por Givnish, los investigadores calcularon que la planta adquirió hasta el 64% de su nitrógeno de los insectos, similar a las plantas carnívoras conocidas y muy por encima del nivel absorbido incidentalmente por las plantas no carnívoras.

Lin también descubrió que la ‘Triantha’ pertenece al grupo de plantas carnívoras capaces de digerir directamente a sus presas. Produce una enzima llamada fosfatasa, que puede descomponer los nutrientes que contienen fósforo en su presa. En cambio, algunos carnívoros dependen de los microbios para digerir inicialmente las presas en charcos de agua antes de que la planta pueda absorber las sobras.

Algunas otras especies de ‘Triantha’, incluida ‘Triantha glutinosa’ en Wisconsin, también tienen pelos pegajosos que atrapan insectos, mientras que otras no. En el futuro, los investigadores planean estudiar más especies para ver qué tan extendido podría estar el carnívoro entre el género ‘Triantha’. «Parece probable que haya otros miembros de este grupo que resultarán carnívoros», aventura Givnish.

El hecho de que el estilo de vida carnívoro de la ‘Triantha’ haya pasado desapercibido durante tanto tiempo a pesar de la abundancia de la planta y su crecimiento cerca de las grandes ciudades sugiere que hay más plantas carnívoras esperando ser descubiertas fuera de los caminos trillados.